Tres grandes profesionales nos cuentan cómo fue trabajar con Luis Miguel

Euge Cabral
Sigueme

Queridos lectores, quiero compartirles mi más reciente colaboración para “El mundo de Regina”.

En esta ocasión les presento una muy interesante entrevista a tres grandes profesionales que tuvieron la oportunidad de trabajar con Luis Miguel. Podrán conocer cómo llegaron a él, cómo fue su experiencia siendo parte de su equipo, y algunas anécdotas súper enriquecedoras.

El pasado sábado tuve la dicha de conversar con tres personalidades que tuvieron el privilegio de trabajar para Luis Miguel, quienes, según sus palabras, son grandes admiradores del Sol y siempre se considerarán parte de su equipo.

En esta entrevista me acompañó el señor Ricardo Rodríguez, más conocido como Rubén Amado, compositor, cantante y escritor argentino. Este gran artista ha trabajado con reconocidos cantantes, como Luis Miguel, Sandro, José José, Ángela Carrá, Pablo Ruiz, Lucía Méndez, Lupita D’Alessio, entre otros. En lo personal me sentí muy emocionada de poder conversar con Rubén, puesto que es el autor de la primera canción de Luis Miguel que llegó a mi vida.

ambién conté con la presencia de Orlando Castro, compositor, cantante, couch de voz y grabación, oriundo de Sonora, México. Este reconocido compositor ha trabajado con Luis Miguel y con Cristian Castro, por nombrar los más exitosos.

Se sumó a esta dupla de compositores el señor Ernesto Gilabert Juárez, quien se dedica al arte de la pintura en la actualidad, pero que en el pasado fue pionero capacitando a grandes cantantes con su “Método Desarrollo Artístico” en EMI Capitol. Cabe destacar que Rubén, Ernesto y Orlando se conocen hace 35 años, y que desde ese momento forjaron una bonita amistad, que los mantiene unidos y en permanente contacto.

Lo primero que les pregunté tuvo que ver con los inicios de su profesión, ¿Cómo llegó a su vida?

Ernesto nos contó que llegó a EMI Capitol con intención de ser cantante, pero que por casualidad terminó siendo instructor en desarrollo artístico en EMI Capitol. Todo comenzó en una bohemia donde tuvo la oportunidad de cantar y robarle la atención a Enrique Okamura, director artístico y productor de famosos intérpretes como Luis Miguel, Juan Gabriel, Lupita D’Alessio, Ricardo González “Cepillín”, entre otros.

En esa época Ernesto investigaba todo aquello que pudiera ayudarlo a formarse como un gran cantante, volcando en sus bitácoras la variada información surgida de los artistas que conocía, especialmente cuando veía que algo podía aportarle conocimiento para su preparación. Antes de retirarse de aquella fiesta, Enrique Okamura le pidió que se presentara en su oficina el lunes. Así fue como Ernesto acudió a la hora pactada y, luego de una larga espera, accedió a una entrevista en la que no cantó, como él pensaba, ya que Enrique solo pretendía leer sus
bitácoras.

Al terminar la lectura lo llevó a una sala de juntas, donde estaba ensayando un cantante del momento y le dijo:

“Ernesto, a ver qué puedes hacer por él”.

Ernesto estaba muy desconcertado porque no sabía qué papel estaba haciendo ahí, pero con los conocimientos que tenía acerca de la performance de un artista, de inmediato analizó la situación y supo encontrar el camino. Así empezaron a fluir sus pautas y recomendaciones, no solo en la manera de pisar un escenario, sino también respecto al vestuario, peinado, escenografía, etc.

Enrique Okamura quedó fascinado, lo felicitó, y le presentó al director de EMI Capitol para América Latina, David Stockling,

quien le ofreció firmar contrato con la disquera. Al recibir la propuesta Ernesto pensó que lo contrataban como cantante, pero se equivocó, lo querían en desarrollo artístico. Los primeros artistas que le presentaron para que comenzara a trabajar fueron: Ariana, Ángeles Negros, Rubén Amado, María de los Ángeles y Luis Miguel.

Para que tuviésemos una idea más clara, Ernesto nos explicó en qué se basa “El Método Desarrollo artístico”: trata de motivar al artista en todos los aspectos, en definitiva, enseñarle a ser artista las 24 horas. Se debe vivir, comer y comportarse como artista, no solo sobre el escenario, sino debajo también.

Solo me resta agregar que sin dudas Luis Miguel fue su mejor discípulo.

Rubén Amado elige la composición

Aunque en sus comienzos Rubén Amado tenía pasión por cantar, decidió incursionar en la composición cuando alguien que lo escuchó le aconsejó escribir su propio repertorio. Su primera canción la grabó un artista colombiano muy conocido y luego, en la década de los 70, lo grabaron famosos artistas argentinos como Sandro, Bárbara Irbic, Mario Echeverría, Abracadabra, Los 4 Soles, Los Bríos, etc.

En cuanto a Orlando la música llegó a su vida por su abuela, una apasionada del canto que recuerda acompañar de pequeño a la estación de radio donde interpretaba hermosas canciones. Como es hijo de madre soltera pasaba mucho tiempo en soledad mientras todos trabajaban, y aunque no sufría esta situación, llegó un día en que sí se
sintió muy solo y su abuela lo notó al llegar del trabajo. De inmediato le cantó una canción para consolarlo, y le sugirió componer una suya propia. Así fue como con tan solo siete añitos escribió su primera canción.

Luego, llegó el ansiado momento de profundizar sobre el trabajo realizado junto a Luis Miguel. Rubén Amado nos contó que llegó a México en el año 1981, y que de inmediato intentó abrirse camino con algunas disqueras. Así fue como llegó a EMI Capitol y se conectó con Enrique Okamura para presentarle su disco, el que había grabado con
un sello discográfico argentino pero que ya estaba liberado, y apenas lo escuchó fue contratado como artista de la disquera.

En ese mismo instante Enrique Okamura le propuso escuchar a un niño que estaban por lanzar como cantante, puesto que necesitaban alguna buena idea respecto al repertorio. Rubén tuvo la fortuna de escuchar cantar a Luis Miguel en vivo junto a su papá Luisito Rey, y luego de maravillarse ante semejante talento expresó:

“Mi idea es que sea el Paul Anka de los ’80”.

Enrique le preguntó si tenía alguna canción de su autoría que cuadrara en ese estilo, a lo que Rubén le respondió cantando “1+1= 2 enamorados”. Esta icónica canción grabada por Luis Miguel en su primer disco fue escrita por Rubén para su propio repertorio de cantante. También en dicho disco Miky le grabó “Adolescente Soñador”.

A los 3 meses, el primer LP de Luis Miguel “Un Sol” rompía récords de ventas,

entonces se propuso a Rubén Amado componer canciones para el segundo disco. Fue muy emocionante escucharlo contar que el mismísimo Luisito Rey pidió exclusivamente a Rubén para el nuevo disco de su hijo. En “Directo al corazón” hay 6 canciones de su autoría: “Directo al corazón, Recuerdos encadenados, A mis años ya te amo, Rock de la niña cruel, Si la ves a mi chica dile que la amo, y la juventud”.

Luego surgió un problema con la editorial de la compañía, y esa disputa llevó a Rubén a dejar a EMI Capitol, teniendo en su poder las canciones escritas para el tercer disco de Luis Miguel. Una verdadera pérdida porque sin dudas sus canciones han sido emblemáticas.

En cuanto a Orlando es autor de la letra de “Suave, Qué nivel de mujer y Si te vas”, 3 exitosísimas canciones de Luis Miguel. Cabe destacar que ‘El Rey’ jamás ha dejado de interpretar “Suave” en ninguno de sus conciertos, que “Qué nivel de mujer” fue la elegida para abrir sus presentaciones de la gira “México en la piel”, y que “Si te vas” fue la
apertura de los 150 conciertos de su más reciente tour “México por siempre”.

En lo que respecta a la historia de “Suave” nos compartió que al principio le enviaron la música con la letra empezada pero que, al no sentir una verdadera conexión entre ambas, decidió escribir una letra totalmente diferente, siempre pensando en Luis Miguel, puesto que se declara un ferviente admirador desde sus comienzos. Palabra tras palabra imaginaba a Luis Miguel cantándola junto a su público, por eso se emocionó tanto cuando asistió a un concierto y fue testigo de cómo la gente se apropió de su letra mientras la cantaba con tanto fervor.

Luego le llegó la invitación para trabajar para el equipo con la famosa canción “Qué nivel de mujer”,

experiencia que vivió contrarreloj porque Luis Miguel la quería presentar a los productores para incluirla en su disco “Aries”. Como no hubo tiempo de grabar la música, Luis Miguel tuvo que cantárselas a capella, y por suerte ellos quedaron encantados con su letra.

Nos contó que, al escribir esta canción, su intención fue hacer una campaña para revalorizar a la mujer, para destacar su esencia, puesto que, si bien hubo una generación de compositores que
se enfocaron en la belleza femenina y en todas las cosas hermosas que tenemos, hubo otro tiempo en que sintió que no fuimos del todo respetadas.

La historia con “Si te vas” quedó media inconclusa puesto que a Orlando le enviaron la música y, aunque la escribió en base a ésta, no pudo terminarla. En ese entonces su mamá estaba sufriendo graves secuelas de una delicada enfermedad, y la posibilidad de perderla lo llevó a plasmar en estas letras sus sentimientos. Lamentablemente no pudo concluirla por dedicar tiempo completo a su atención, pero nos cuenta que logró un 70% de la letra de dicha canción, y que otro colega debió terminarla.

La primera experiencia con Luis Miguel que tuvo Ernesto Gilabert fue a la par con Luis Rey,

cuando Ernesto acató la primera directriz del papá de ‘El Sol’, quien le pidió que su hijo fuera una continuación de Elvis Presley. Así fue como comenzó a trabajar con Luis Miguel para intentar soltarlo respecto a los movimientos de expresión corporal a la hora de interpretar. Vale destacar que nos contó que Luisito obligaba a su hijo a ver videos de Elvis Presley durante todo el día.

Cuando Ernesto presentó su reporte, porque así lo hacía con cada artista que capacitaba, le pidieron que no le hiciera caso a Luis Rey, y que se centrara en lo que creía mejor para este niño artista.

Para que no surgiera ningún problema Enrique Okamura habló con Luis Rey, y aclarada la situación Ernesto tuvo rienda suelta para trabajar con Luis Miguel. Nos cuenta que se centró en el gusto de Luis Miguel, el que gozaba de ver historias de piratas y corsarios en la TV, y que aprovechó para trabajar sobre este tema.

Fue muy emotivo escucharlo decir que forjó una hermosa relación de amistad y confianza con Luis Miguel, algo fundamental a la hora de trabajar juntos, y que todo lo que le enseñaba lo hacía jugando. Ernesto se preocupó también por el ser humano, dándole tiempo a Luis Miguel para jugar con algunos niños o con su hija, antes de dedicarse de lleno al trabajo.

También lo premiaba con golosinas después de una ardua jornada, dulces que habrá disfrutado el doble porque los tenía terminantemente prohibidos en su dieta. Ernesto destacó el gran trabajo de Luis Rey con su hijo, todo lo valioso que le aportó, pero también recordó que lo hizo en base a la presión y en forma muy rígida.

Cuando le pregunté a Rubén Amado qué sintió al escuchar “1+1= 2 enamorados” en la voz adulta de Luis Miguel, cabe recordar que la volvió a cantar en su última gira, éste me respondió que sin dudas le queda mejor que antes porque fue una canción escrita para un adulto.

Cuenta que no lo ve desde el año 1983, pero que gustoso ha recibido los saludos que él le envió a través de una famosa locutora de radio.

Respecto a Ernesto nos contó que se ha cruzado varias veces con Luis Miguel, y que tienen una relación muy hermosa. Sus palabras textuales fueron:

“Luis Miguel ha sido una persona muy empatica y agradecida conmigo”.

Orlando nos contó sobre una experiencia muy bonita que tuvo en un concierto al que asistió en Monterrey, en el que fue invitado por su equipo. Luis Miguel estaba promocionando el disco “Aries”, y cuando empezó el espectáculo gozó mucho de las canciones de su autoría viendo al público disfrutarlas tanto. Algo curioso que nos platicó se dio
en una casa de campaña que habían colocado a un costado del escenario, en la que ingresó Luis Miguel acompañado de cámaras. Estas transmitieron en vivo y en directo, a través de pantallas gigantes, su cambio de vestuario.

Cuenta que el público se enloqueció al ver estas insólitas y candentes imágenes, y que al salir de dicha casa de campaña Miky lo saludó cariñosamente. Luego del concierto Orlando se fue a cenar junto a Luis Miguel y su equipo, ocasión en la que ‘El Sol’ aprovechó para pedirle que escribiese la canción “Si te vas”.

Para cerrar este primer capítulo de encuentro le pregunté a los compositores si tenían nuevo material para presentarle a Luis Miguel, y la sorpresa fue no solo escuchar una respuesta afirmativa, sino que dijeron que están en la tarea de hacérselo llegar.

Espero hayan disfrutado, tanto como yo, de esta interesante conversación con tres grandes y talentos artistas que forman parte fundamental en la carrera del cantante latino más importante y admirado de la historia.

Les dejo el video de la plática por si gustan verlo.

Euge Cabral

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba