Lo que la serie no te contó de Luis Miguel

Euge Cabral
Sigueme
Últimas entradas de Euge Cabral (ver todo)

Hola mis fieles lectores. Parece mentira que en un santiamén se nos terminó la última temporada de “Luis Miguel, La serie”. Las incógnitas quedaron atrás en el preciso instante en que supimos que teníamos a disposición la temporada completa en Netflix. ¡Wow! En plena semana laboral había que tomar la decisión de vencer la tentación de mirar solo un par de capítulos o aventarnos a maratonear toda la noche. ¿Y qué creen que hizo la mayoría de los fans? Pues sí, están en lo correcto si piensan que al otro día asistimos a nuestros trabajos cual zombis, mientras intentábamos convencer a todo el mundo que era un acting por la inminente celebración de Halloween.

Respecto a la producción y al desempeño de los actores, reitero mis felicitaciones por el gran trabajo realizado. En cuanto a los temas abordados en esta última y definitiva entrega, me faltaron muchísimos. Entiendo que en 6 capítulos no podían abordarse una carrera coronada de éxitos y récords mundiales, como tampoco contar otros pasajes de su vida que lo engrandecen aún más como persona. Quedó claro que decidieron destacar los pasajes más dolorosos y difíciles de su vida, como una manera de demostrarnos que ante la adversidad se pueden tomar dos caminos: dejarse consumir por la tristeza y el rencor, o aprender a ser resiliente.

El sábado por la noche, la cuenta oficial de Twitter del señor Luis Miguel nos brindaba el siguiente mensaje:

Tweet publicado en la cuenta oficial de Luis Miguel

Expresión que nos recordaba, por si lo habíamos olvidado, que no todo lo que se narra en la serie es real, sino que está basada en hechos que no necesariamente se dieron en forma literal. Hay muchas escenas que fueron creadas para darle continuidad a la historia o simplemente para enfatizar la dramatización. He ahí la discrepancia en las fechas y en ciertos acontecimientos que nunca existieron. Pero hay que tener presente que los hechos trascendentales de la narrativa son verídicos, y valorar muchísimo que, siendo pasajes tan difíciles de su vida, Luis Miguel haya abierto el corazón para compartirlos. En este momento viene a mi mente aquella famosa frase que dijo en su regreso al Festival de Viña del Mar en el año 2012: “Entregar mi vida a mi carrera ha valido la pena”. Juro que después de esta bioserie tomo verdadera consciencia de lo que ha significado, a lo largo de los años, entregarnos su vida por completo… un verdadero acto de amor, ¿No creen? Realmente ha pagado un precio demasiado alto perdiendo la libertad de vivir como cualquier mortal, padeciendo tantas pérdidas y traiciones. Quien no sea capaz de ponerse en sus zapatos, para comprender su proceder, definitivamente no entendió nada.

Una persona que tiene el don de sanar el corazón, rescatarlo de la oscuridad y catapultarlo a la felicidad, no mereció sufrir tanto dolor y alevosía, fue totalmente injusto aprovecharse de la nobleza de su alma.  

Tampoco es justo que, después de abrirnos las puertas del pasado y de sus sentimientos, la prensa detractora lo haga blanco de sus injurias. No hay dudas de que Luis Miguel vende y que ellos seguirán aprovechándose de esto sin ningún tipo de escrúpulos. No saben el significado de la palabra respeto y mucho menos de empatía, solo tienen un solo objetivo: vender su alma al diablo con tal de incrementar el rating, las ventas, etc.

Volviendo a lo narrado en la serie, faltó que destacaran las tantísimas cualidades que tiene el gran ser humano detrás del artista. En esta última temporada solo pudimos ver a un Luis Miguel abrumado por problemas, sumido en la preocupación, y lleno de furia por nuevas traiciones, tanto en lo profesional como en lo personal. Pero quienes lo conocemos de verdad sabemos que, ya sea por falta de tiempo, o quizá, por puro marketing, no se mostró a ese Miky dulce, tímido, divertido, con gran sentido del humor, sensible, caballero, solidario, culto, compasivo y protector, el mismo que supo forjar la relación más bonita, genuina, incondicional, y duradera que ha tenido: el lazo de amor con sus fans. A nosotros nos queda la tarea de contar esto que no se destacó en la serie, porque después de casi 40 años puedo asegurarles que nos sentimos más que afortunados de conocer su esencia, esa misma que se desnuda en el fulgor de su mirada. Sus ojos gozan de una transparencia tal que nos permiten ver la hermosura de su alma, mientras nos arropan el corazón con la dulzura que transmiten. Con nosotros Luis Miguel es plenamente auténtico, porque nuestro amor ha logrado atravesar aquella coraza que se creó en defensa propia, para impedir que vuelvan a lastimarlo.

Luis Miguel es el artista latino más importante de la historia, pero ante todo es un ser humano con virtudes y defectos. Sí, seguramente se equivocó en muchas oportunidades, pero ¿quiénes somos para juzgar su vida y sus actos? Que tire la primera piedra el que esté libre de pecado. Cada uno responde ante las diferentes circunstancias como puede y como le sale, por eso vuelvo a exigir respeto para su vida.

Luis Miguel, tus fans te queremos, respetamos, apoyamos, y admiramos más que nunca, y sentimos la necesidad de correr a tus brazos para abrazarte muy fuerte, como si en ese apretón tuviésemos el poder de aliviar tus penas. En el silencio de tu soledad, en tu introspección, y sobre todo en tiempos tormentosos, recuerda que tienes una legión de fans enviándote su amor, y pidiéndole a Dios por tu bienestar y felicidad cada día de sus vidas.

Te queremos con el alma, y ansiamos que pronto suceda ese encuentro que deseamos tanto, pues pasamos de extrañarte a necesitarte como el aire que respiramos. Tú eres nuestra mejor terapia, contigo el mundo se vuelve un lugar donde la magia y los sueños se hacen realidad, y tu voz nos acaricia el alma.

Euge Cabral

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba