Luis Miguel, un ser especial

Euge Cabral
Sigueme
Últimas entradas de Euge Cabral (ver todo)

Una de las estrellas de este 2014 ha sido la famosa cuenta regresiva, aquella que cobró protagonismo con el evento del año, el mundial de fútbol, y que luego continuó destacándose cada vez que Luis Miguel regresaba a su labor luego de un período de descanso. En estos días acapara nuestra atención, redoblando la apuesta, ya que regresa al ruedo con dos grandes acontecimientos que van a originarse casi al mismo tiempo: la presentación de Luis Miguel en la FAN 2015 y la bienvenida al nuevo año.

Cabe destacar que la cita con ‘El Rey’ no es una más, sino una muy exclusiva, porque no hay antecedentes en su carrera de un evento de estas características. Los ojos de los fans de todo el mundo estarán posados sobre la ciudad de Monterrey, este 31 de diciembre de 2014, y aproximadamente a las 21:30 hs. acompañaremos a la distancia a ‘El Sol de México’ a través de los medios tecnológicos. La víspera de año nuevo, miles de personas se congregarán en el Parque Fundidora para despedir al 2014 de la mano del artista cuya música es patrimonio nacional de México, y darle la bienvenida a un 2015 que promete comenzar de la mejor manera: con el inicio de su ‘Déjà Vu Tour’ por la república.

Mientras nos preparamos para vivir por primera vez un fin de año diferente, en el que los fans estaremos expectantes a este gran suceso y conectados a través de la pasión y del amor que sentimos hacia Luis Miguel, los invito a conocer a Beatriz y a descubrir sus sentimientos:

Antes de presentarme quisiera compartirles mi sentir…

¿Qué pasa por nuestras mentes cuando escuchamos el nombre Luis Miguel?

Alegría, emoción, amor, ilusión, pasión… y así podríamos hacer una larga lista de todo lo que provoca este ser especial entre sus millones de fans.

Sin dudas es parte de nuestras vidas en los buenos y malos momentos, porque Luis Miguel siempre está presente a través de una frase, de una canción o de una imagen.

Cuando inició su carrera artística nos gustaba su hermoso cabello, su sonrisa pícara, el carisma con el que se apoderaba del escenario haciéndolo completamente suyo y cómo, sin temor ni nerviosismo, contestaba las entrevistas que comenzaban a formar parte de su trayectoria.

Con el paso del tiempo aquel niñito se convirtió en un adolescente que empezó a despertar otra clase de sentimientos cuando tomaba su pelo entre las manos, cuando abandonó esa sonrisa pícara para transformarla en coqueta, y cuando se adueñó de una mirada profunda. Pero el cambio fundamental lo hizo en su voz, cuando comenzó a interpretar otro tipo de canciones y captó la atención de personas que en un principio no lo habían notado, mientras que a las que crecimos junto a él nos gustaba cada día más.

Y de nueva cuenta hubo cambios… se volvió más especial cuando sus movimientos sobre el escenarios nos enloquecían, sus interpretaciones nos enamoraban, y cuando a diario formaba parte de nuestros sueños.

Detrás del artista hay un ser humano que también ha reído y llorado, que ha sufrido grandes pérdidas y ha pasado momentos difíciles, pero que a pesar de ello siempre tiene una sonrisa para regalarnos, porque ante todo está su público, al cual le guarda un gran respeto.

En los conciertos siempre lo vemos feliz, disfrutando -como él dice- de lo que más le gusta, cantar. Luis Miguel le canta al amor, a la mujer, y a sus fans, porque somos incondicionales.

Mi nombre es Beatriz Calderón, soy de la ciudad de México y orgullosa fan de ‘El Rey’ desde que era niña.

Mi admiración por Luis Miguel no fue amor a primera vista, porque al verlo en televisión cantando “1+1= 2 enamorados” no me movilizaba en lo absoluto, tan solo me gustaba su bello pelo.

Me di cuenta de que formaría parte de mi vida cuando me llevaron al cine mis papás, para ver “Ya nunca más”, momento a partir del cual nació mi admiración y amor, el que hasta hoy es incondicional.

Cada vez que Luis Miguel se presentaba en televisión veía a las fans gritar de emoción y no podía evitar el llanto, ante mi imposibilidad de estar ahí, pero me repetía confiadamente “Algún día lo veré”. Con el tiempo llegó el tan ansiado momento de verlo por primera vez en concierto, y sentí estar en el paraíso mismo.

Luego llegó la bendición mayor, pude conocerlo personalmente en el Munal de la Ciudad de México durante la presentación del disco “México en la piel”, y fue el momento más hermoso de mi vida. Primero nos recibió su manager –a mí y a otras chicas del fan club-, y después apareció el guapísimo Luis Miguel. Tenerlo frente a mí y explicar lo que sentí al verlo me resulta una tarea más que difícil, pero déjenme compartirles que es un hombre muy amable, sencillo, todo un caballero, y con una hermosa sonrisa y mirada. Les cuento que se interesó en conocer nuestra opinión respecto al nuevo disco, y luego de una rica plática nos tomamos una foto. Además nos agradeció el apoyo, nos dijo que nos quería mucho y después nos despidió con un fuerte apretón de mano y beso.

En este camino de fan tuve la ocasión de compartir momentos con sus músicos, a quienes aprecio muchísimo porque conforman esta gran familia. Quisiera compartirles el momento en que conocí a Alejandro Carballo, su trombonista, a través de la imagen que acompaña la columna.

Los mexicanos estamos muy felices de que haya decidido cerrar el 2014 e inaugurar el 2015 en nuestra amada tierra, y por supuesto que muy agradecidos por su próxima visita, durante el primer trimestre del nuevo año, en tantas ciudades del país.

Aquí estamos esperándote Luis Miguel, con todo nuestro amor.

Beatriz A. Calderón

Quisiera cerrar la columna deseándoles ¡Feliz Navidad! Que el niñito Jesús, con su infinito amor y bondad, ilumine sus hogares, los colme de dicha y bendiciones, y que les deje en su arbolito esperanza, amor, y felicidad.

¡Feliz Navidad Miky! Le pido a Dios, en esta fecha tan especial, que siempre estés rodeado de personas que te amen de verdad, que te cuiden, que estén dispuestas a darlo todo por ti, y que contribuyan a tu felicidad. Hoy, como cada año, quiero darte el mejor regalo: mi amor incondicional. ¡Te adoro más allá del tiempo  y la distancia!

Euge Cabral

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba