Incondicional a Luis Miguel hasta el fin de los días

Euge Cabral
Sigueme
Últimas entradas de Euge Cabral (ver todo)

Finalmente, el pasado jueves 7 de agosto, se confirmó oficialmente por parte de las autoridades de la comisión organizadora, que Luis Miguel participará en la edición 2014 del Palenque Fiestas de Octubre en Guadalajara, evento que se llevará a cabo desde el día 3 de ese mes hasta el 3 de noviembre. Los motivos por los que se pensó en este gran artista son muchos, pero he aquí las palabras de la señora Hilda Vargas, integrante de la comisión: “No sólo por ser el cantante en idioma español con mayor prestigio, sino también porque se ha convertido en el artista con mayor impacto, trascendencia y vigencia internacional en el ámbito contemporáneo”. ¡Sí señor! Por primera vez en la historia de su imponente carrera, ‘El Sol de México’ se presentará en un palenque y lo hará en el mejor de México, los días 9, 10, 11 y 12 de octubre. Según se informa desde la organización, Luis Miguel aceptó esta invitación porque desea un contacto más cercano con su público, algo que no pongo en duda en lo absoluto conociéndolo.

Aprovechando que tengo lectores de diversos países, ¿Qué les parece si les relato un poquito acerca de esta gran celebración? Ésta nace en el año 1965 con el fin de que los mexicanos, especialmente los del estado de Jalisco, enaltezcan y festejen sus tradiciones. La primera sede en la que se llevó a cabo esta gran fiesta fue el Parque Agua Azul, sitio destinado a las actividades recreativas para los habitantes de Guadalajara, ubicado en medio de un bosque urbano. En 1984 el número de asistentes creció notablemente, por lo que las celebraciones de las Fiestas de Octubre debieron trasladarse al Auditorio Benito Juárez de Zapopan. Cada año el número de visitantes aumenta, haciendo de esta fiesta la más masiva e importante de Jalisco, en la que no sólo se puede disfrutar de espectáculos de primer nivel sino que también de la exposición de artesanías, alimentos y servicios por parte de los comerciantes de la zona.

Si hay algo que admiro de este país que tanto amo, es la manera que tienen los mexicanos de conservar y celebrar sus tradiciones. Por último, quiero recomendarles que no dejen de vivir esta experiencia junto a Luis Miguel, porque el Palenque se vestirá de gala para recibir a un artista sinónimo de excelencia suprema.

En otro orden de cosas y como cada semana, quiero invitarlos a conocer otra fan incondicional:

Mi nombre es Myriam Andrea Díaz Medel, soy chilena y una eterna enamorada de la voz más hermosa que he oído en los últimos 31 años -creo que se podrán imaginar de quien les hablo… sí, de Luis Miguel.

De niña fui muy tímida, me refugiaba en mis estudios y en el amor de mi madre, la que hasta hoy es mi más grande apoyo. Un día estando en la escuela una amiga llevó un cassette que había grabado de un programa de radio local, y me invitó a escuchar un cantante nuevo. Aún guardo en mi mente el momento en que los audífonos de su estéreo llegaron a mis oídos y una voz casi angelical invadió todos mis sentidos… dicen que hay amores a primera vista pero lo mío fue amor a primer canción.

Desde ese día me puse en la tarea de reunir cuanta información, fotos, y audios pudiera encontrar, cabe destacar que en esos años la tecnología no era nuestra amiga aún, en cambio sí las revistas y las tijeras que recortaban cuanta noticia aparecía de ‘El Sol’, para luego pegarlas en cuadernos que todavía conservo. Así transcurrió el tiempo, hasta que en 1986 tuve el primer y gran anhelado encuentro con Luis Miguel en un concierto, aquel que fue el inicio de los muchos que vendrían después a través de mi vida. Ese show fue un regalo cargado de amor por parte de mis padres por mi graduación, obsequio que vino a subsanar  los malos momentos que había pasado debido a un mal estado de salud atravesado tiempo atrás, y a premiar mis logros como mejor alumna del curso, algo que llenó de satisfacción a mi familia.

Al lado de Luis Miguel puedo decir que he pasado los momentos más bellos de mi existencia, ya que su música me ha acompañado en alegrías y tristezas -reconfortó mi corazón el día en que mi padre nos dejó-, y es la melodía que han oído mis hijos desde el vientre. Si me preguntan qué siento al verlo sobre el escenario me faltan palabras para describirlo, porque ese instante es mágico… no me importa llorar, gritar, cantar y que todos sean testigos, porque ese es mi día y tiempo junto a él, es nuestro romance a solas -como digo yo. Nada ni nadie puede cambiar la emoción que me provoca tenerlo frente a mí -momento por el que suelo esperar casi dos años  y a veces  más- y disfrutar esos minutos tan valiosos que energizan el alma y me fortalecen para lo que viviré después. No importa lo que tuve que hacer para llegar hasta allí, porque esa noche lo verdaderamente relevante es estar junto a él.

Quiero contarles que mi más lindo concierto fue “The Hits Tour” -en el año 2012- porque mi  hijo mayor, Rodrigo, quien recién comenzaba a trabajar me sorprendió con la entrada como regalo de cumpleaños, la que aún conservo de recuerdo en la billetera porque tiene un valor incalculable para mí. Mi hijo me brindó una de las alegrías más inmensas desde que lo traje al mundo, al convertirse ese año en mi cómplice para acompañar y apoyar a quien alegra cada uno de mis días.

Les juro que ser fan es lo más hermoso del mundo, y tengo la certeza de que cuando Luis Miguel canta y se entrega, de esa manera tan especial en sus shows, está agradeciendo nuestro amor incondicional con pequeños detalles que hacen que deseemos que esos minutos sean eternos.

Por mi parte seguiré esperando debajo del escenario, con mis ojos atentos a los de él, nerviosa, emocionada y anhelando poder alcanzar alguna vez el roce de sus manos, para sentirme aún más cerca suyo- aunque sea por un instante- y así prometerle una vez más que seguiré siendo su incondicional hasta el fin de mi días.                  

Myriam A. Díaz Medel

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba