“Si me miraras tú, como yo te miro a ti…”

Euge Cabral
Sigueme

Hola mis queridos lectores, qué bonito volver a reencontrarnos y en un día como hoy, fecha más que especial para los fans de Luis Miguel porque estamos celebrado sus 41 años de trayectoria. Parece que fue ayer cuando trabajábamos codo a codo, fans de todas partes del mundo, unidos y motivados por el inmenso cariño, admiración y agradecimiento al artista que conquistó nuestro corazón, para celebrar en grande sus 4 décadas coronadas de éxitos. Fue una de las experiencias más bonitas e inolvidables que viví, porque se trabajó mancomunadamente, dando lugar a todas las ideas que fueron surgiendo, las que luego se compartieron para su votación, y en base a esta elección nos dividimos las tareas. Fue un trabajo que nos llevó unos cuántos meses, pero nos sentimos felices y orgullosos porque el resultado reflejó exactamente lo que Luis Miguel significa en nuestras vidas.

Hace unos días, una fan le dedicó a Miky un mensaje en una de mis publicaciones de Instagram, y éste me hizo reflexionar. La frase decía: “Si me miraras tú, como yo te miro a ti, comprenderías que se siente” (extracto de una de sus canciones). Cuando la leí, de inmediato suspiré y pensé en lo que siento cuando lo miro. Debo admitir que jamás encontraré la forma de transmitir con palabras ese sentimiento que nace de lo más profundo del corazón, toma posesión de todo mi ser, y desnuda mi alma para que él pueda verla a través de mis ojos. Pero estoy segura de que Luis Miguel sabe lo que sentimos porque se permite mirarnos de una manera muy similar, ¿No creen? Y es que el romance con sus fans, sin dudas, es la historia de un amor como no hay otro igual -frase que le cité en la dedicatoria de uno de mis libros. En nuestra historia, la que empezamos a escribir hace 41 años, cada capítulo ha afianzado y acrecentado un sentimiento tan genuino como inquebrantable. La clave de este amor ha sido esa manera tan mágica de mirarnos, respetarnos, celebrarnos, acompañarnos y sostenernos en la adversidad. El regalo más bonito que Dios pudo hacernos es tenernos incondicionalmente, amarnos con locura, y que este pacto de amor sea capaz de trascender el tiempo y el espacio. Por eso una vez más quiero decirte, gracias Luis Miguel por hacernos tan felices y dichosos, ¡Te queremos con el alma! Felices 41 años siendo la voz latina más importante de la historia de la música, arrasando hasta con lo inimaginable sin la necesidad de subirte al tren de la moda y, sobre todo, defendiendo siempre tus ideales. Deseamos poder celebrar contigo muy pronto, nos haces mucha falta.

Hoy vamos a celebrar, como ya es costumbre, compartiendo en nuestras redes sociales mensajes, fotos y videos dedicados al homenajeado. También vamos a estar twitteando con el Hashtag #LuisMiguel, para intentar que sea Trendig Topic, y de paso conseguimos que el mundo entero sepa que Miky y todos sus fans estamos de aniversario. Aquí comparto el horario de acuerdo con el país en que se encuentren:

Horario de twitteo por paìs

Aprovecho la oportunidad para compartir la historia de Berenise, a quien la música de Luis Miguel la sostuvo y acompañó en los momentos más difíciles de su vida, y la ha reconfortado en tantos otros. Su historia es la clara confirmación de lo que escribí en mi introducción:

Soy Manelly Berenice, vivo en Coahuila, México, y soy fan de Luis Miguel. Lo descubrí cuando llegué a vivir a Saltillo para estudiar en la secundaria. En aquella época mi mamá se encontraba gravemente enferma, por lo que no podía estar conmigo, se quedaba en nuestra casa, y solo venía a Saltillo a sus chequeos o cuando la internaban para controlar su cáncer.

Berenice

Vivía únicamente con mi hermano de 16 años, y entre los dos hacíamos lo posible para estar bien. Eran días difíciles porque teníamos que hacernos cargo de nosotros mismos, algo que nunca habíamos hecho, puesto que dependíamos de nuestra mamá. Surgió así de pronto, cuando nos vimos desprotegidos sin poder adaptarnos a nuestra nueva vida. 

Solo recuerdo vagamente haber visto el video de “La incondicional”, y quedarme enamorada de la belleza y la voz de Luis Miguel. Así que todas las tardes, al llegar a casa, encendía la radio y esperaba escuchar sus canciones.

Mi mamá murió un 17 de noviembre, hace 31 años, y les juro que ese día ha sido el más doloroso de mi vida porque quedé vacía, realmente no sé cómo describir lo que sentí. Durante el velatorio, que fue en casa de mis padres porque era común en aquellos tiempos, a mi alrededor solo veía tristeza en mis hermanos desconsolados, y consternación en gente que no conocía. Fue tan abrumador que quise escapar de ahí, así que fui al cuarto donde teníamos el televisor y lo encendí. Recuerdo que justo en ese momento estaban transmitiendo el programa “Siempre en domingo”, y presentaron a Luis Miguel. Cuando empezó a cantar su voz me dio una paz indescriptible, con decirles que por un momento me sentí aliviada y feliz. Luis Miguel y su música se convirtieron en mi refugio a partir de ese instante, sencillamente porque escucharlo me daba una tranquilidad infinita. Él era mi única alegría, así que se convirtió en mi terapeuta personal, logrando mitigar las noches de dolor, y la soledad ya no dolía tanto. Empecé a comprar las revistas donde aparecía e hice mi propio diario, un cuaderno con fotografías y notas sobre sus logros. Colgué su póster sobre un cuadro que se iba a desechar, y lo coloqué en la pared frente a mi cama. Al despertar era lo primero que veía, y con eso mi día pintaba de maravilla. Luis Miguel se convirtió en mi motivo de vida, así de importante.

Me tocó crecer sola, por diferentes circunstancias de la vida, afrontando muchas situaciones dolorosas, algunas por decisiones precipitadas, como casarme para escapar del sufrimiento y dejar de ser una carga. Por supuesto que esta decisión apresurada tuvo un final indeseado, porque terminó en divorcio y me llevó a otras situaciones lamentables. Estas no fueron las únicas penurias que afronté, se suscitaron muchas otras también, simplemente porque así es la vida, llena de sorpresas, pero lo bonito o bueno de esas experiencias fue la compañía de la música de Luis Miguel en todo momento, la que me consolaba y me reiniciaba la vida.

A raíz de tantas circunstancias dolorosas aprendí a contener mis emociones, pero la que jamás pude contener es esa felicidad indescriptible que me provoca Luis Miguel, y todos a mi alrededor logran percibirlo. Tengo una anécdota bastante chistosa, cuando en la radio presentaron su nueva canción del disco “Romance”. Yo sabía que la iban a presentar a primera hora de la mañana, por lo que la noche anterior me costó conciliar el sueño ante la ansiedad de escuchar su nueva melodía. Dejé la radio encendida toda la noche, pero se ve que en algún momento me quedé dormida porque, a eso de las 5 am y entre sueños, escuché al locutor mencionando el estreno de su nuevo tema. Sin pensarlo salté de la cama para subir el volumen e intentar grabar la canción, pero se me olvidó que estaba en la parte de arriba de una litera (cama cucheta). Les juro que de la emoción no sentí el golpazo, es más, ni recuerdo si dolió, solo que pude grabar la canción “Inolvidable”. Encima estuve de suerte porque el locutor no habló durante la transmisión, así que fue una mañana perfecta.

Mi primer y único concierto ha sido justo en mi cumpleaños número 40 en Torreón, Coahuila. No pude estar en el área VIP pero lo disfruté con el alma. Me acompañó mi hija mayor, quien al crecer escuchándolo también es su fan, y fue la primera vez que festejé mi cumpleaños y lo hice a lo grande.

Berenice en la previa al concierto de Luis Miguel
Berenice junto a su hija en el concierto

Gracias Luis Miguel porque cuando más lo necesité, ahí estabas para aliviar mis penas y sostenerme. Gracias porque fuiste un hermoso motivo para salir adelante, porque gracias a Dios y a ti resistí durísimos golpes que me dio la vida. Hoy estoy bien, y cuando los recuerdos dolorosos intentar aflorar en mi mente, busco de inmediato uno junto a ti, porque logras dibujar una sonrisa en mi rostro. Espero volver a verte muy pronto porque, como a todos, nos haces mucha falta.

Berenice

2 comentarios

  1. Hermosa columna y hermosa historia que siempre llega al alma y corazon.
    Un beso enorme para Berenice .

    Feliz 41 años de carrera artística LM
    Te amamos con el alma. ❤

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba