Dall’Italia con amore e con la speranza di un prossimo ritorno di Luis Miguel

Euge Cabral
Sigueme
Últimas entradas de Euge Cabral (ver todo)

Hola mis queridos lectores, ¿Cómo están? Supongo que desbordantes de felicidad y recargados de energía, porque la semana pasada salió ‘El Sol’ y nos encandiló a todos.

Lo habíamos visto por última vez en aquel comercial que se estrenó en mayo del año pasado, y les juro que estos 13 meses sin noticias se tornaron interminables. Si bien todos saben que soy una fiel defensora de su vida privada, esta vez vimos fotos de paparazzis bastantes respetuosos, pues solo captaron la llegada de Luis Miguel a un restaurante y se comportaron correctamente, pues en ningún momento lo interceptaron ni se dirigieron a él con algún comentario fuera de lugar.

Pero antes de este episodio habíamos podido ver a Luis Miguel al lado de una fan en unas fotografías, experiencia relatada por ella misma en un video que compartió. Realmente escuché a Lulú con la emoción a flor de piel porque inevitablemente me imaginé viviendo esa experiencia en carne propia. Morí al conocer su vivencia, porque el universo realmente conspiró para que su sueño se hiciera realidad.

Contó que fue a dicho restaurante para celebrar su cumpleaños, y que apenas se sentó en su mesa hizo lo de siempre, preguntar si habían visto por estos días a Luis Miguel. Cuando llegó el momento de soplar la velita pidió 3 deseos, y al terminar aquel ritual el mesero sugirió que la guardase porque esa era la vela de la suerte. Ella creyó que era una costumbre del lugar donde había nacido el señor (Oaxaca), y por respeto la conservó. Cuenta que terminaron de cenar, pagaron la cuenta, y que antes de retirarse ella decidió visitar el Toilette. Al regresar a la mesa sus acompañantes ya se habían aventado otra ronda de bebidas, así que la celebración continuó un rato más. No habían pasado 30 minutos cuando el mesero llegó a su encuentro para decirle: “Señora, se hizo realidad su deseo”. Ella pensó, “¿Cómo sabe qué deseo pedí?”, por lo que le respondió: “¿Cuál deseo?”. Y el mesero la sorprendió diciéndole: “Acaba de llegar el señor Luis Miguel y está sentado allá atrás”. Incrédula aún se dio vuelta para convencerse de lo que este buen hombre le estaba afirmando, pero a primera vista no le pareció, pues la despistó el nuevo look de Luis Miguel con pelo largo. Pero no perdió las esperanzas y se quedó observándolo hasta que reconoció sus gestos y su inigualable sonrisa. Ahí fue cuando explotó en un llanto de emoción. Cuando estuvo más calmada tomó valor para ir al encuentro de Luis Miguel, se presentó y, luego de contarle algunos detalles que había tenido para con él tiempo atrás, ‘El Sol’ la invitó a sentarse en su mesa pidiéndole que por favor le platicara más de ella. ¿Cómo no amarlo hasta el infinito y más allá, si con estos gestos nos demuestra cuánto nos quiere y cuánto le importamos? Definitivamente siento que nos extraña tanto como lo extrañamos nosotros, ¿No creen?

Lulú y Luis Miguel, agosto de 2021

Me gustaría destacar que tanto en el video que compartió Lulú, como el que vimos de los reporteros, se ve a un Luis Miguel relajado, feliz, en excelente estado físico, y en muy buena compañía.

Pero sin dudas lo más importante es verlo gozar de buena salud, algo que por estos días valoramos el doble… así que gracias a Dios por eso. También deseo aplaudirle el uso del cubrebocas, ya que contribuye a la concientización en un país en que muy pocas personas siguen empleándolo como medida preventiva. ¡Bravo por ser ejemplo!

Luis Miguel radiante y en muy buena compañía

Siguiendo con las historias de fans, quisiera compartir una muy especial porque es de una incondicional italiana, mi amiga personal Cristina Mari:

¡Contar mi historia con Luis Miguel es siempre un placer! Llevo 36 años siguiéndolo y las satisfacciones son muchas. Lo mío no es sólo una sencilla admiración hacia un cantante sino también el punto de partida de varios intereses que han ido desarrollándose a lo largo de mi vida: el estudio del idioma, la cultura española y latinoamericana, de las tradiciones mexicanas y el nacimiento de nuevas amistades.

Todo empezó un domingo de febrero del año 1985 cuando mi abuela, comentando la final del Festival di Sanremo, me contó que había ganado el segundo lugar un joven de mi edad, con mucho talento y muy guapo. Recuerdo que esa noche yo estaba disfrutando de una película y, durante el corte comercial, pasé unos minutos a ver la emisión del festival. Vi al conductor hablando con un joven vestido de blanco, pero no me llamó la atención, así que volví a gozar de la proyección de aquella película. Sin embargo, ese domingo sintonicé el programa “Domenica In”, el que transmitían desde Sanremo, y ahí lo escuché cantar y el flechazo fue de inmediato. Ví la entrevista que le hizo un periodista argentino y luego lo escuché cantar… ¡absolutamente maravilloso! Enseguida encendí la radio y de nuevo escuché “Noi, Ragazzi di oggi”.

Aquel día inició mi vida como fan, algo totalmente nuevo para mí. Empecé a coleccionar revistas para saber más sobre él, y me dispuse a conocer gente para compartir mi nueva pasión. Pero para entender sus canciones tenía que aprender español y así lo hice, por lo que estaré eternamente agradecida a Luis Miguel porque gracias a él aprendí este bellísimo idioma. Confieso que cuando me preguntan por qué quise estudiar español no puedo no hablar de él.

Qué emoción recordar mis primeros conciertos en Anzio y Viareggio, a los que fui acompañaba por mi familia. No podía creer tenerlo frente a mí en carne y hueso. Luego empecé a seguirlo en los tours en España: Sevilla 1992, Valencia 1999, Madrid 2002 y 2004, y al final crucé el océano: Los Ángeles 2005 y 2008. Fueron experiencias inolvidables, compartidas con otras amigas con mi misma pasión.

En particular recuerdo el viaje a Los Ángeles del 2005 con algunas amigas del fan club de entonces, cuando pudimos asistir a tres conciertos seguidos y uno de éstos en primera fila. ¡Fue realmente un regalo especial verlo en vivo y en directo tan cerca! Finalizando el concierto pasó a saludar a todos los de primera fila, nos estrechó la mano, y esto fue una emoción indescriptible. Estoy agradecida a esas personas que hicieron posible que mi sueño se haga realidad.

En el Paseo de la Fama, Hollywood

El 2008 también fue un año muy importante porque me casé y fui a Estados Unidos de Luna de Miel. Asistí con mi esposo al concierto de Luis Miguel en el Nokia Theatre en Los Ángeles y, sobre el final del show, Stephanie (asistente de su manager) nos sorprendió al llevarnos a la primera fila, privilegiado lugar donde pudimos disfrutar de su bella presencia y su imponente voz.

Su música siempre ha marcado momentos importantes de mi vida. Hace un par de años tuve la posibilidad de verlo nuevamente en concierto en Valencia, en el año 2018, donde estuve en primera fila junto a mis amigas del fan club actual. Le llevamos un cartel rigurosamente escrito en italiano que decía: “Micky sarai sempre il nostro sole!” (Micky serás siempre nuestro sol). Él pudo leerlo y cuando lo hizo se acercó la mano al corazón, gesto muy bello de su parte, y también sobre el final nos estrechó la mano a cada una.

En el 2019 volví a verlo en Miami y gracias a mi amiga Lucy de Perú pude conocer a sus músicos, otra bonita experiencia, pues son gente tan amable como talentosa.

Con pétalos de una rosa que Luis Miguel lanzó al público

Tengo un gran sueño aún, asistir a algunos conciertos en el Auditorio Nacional en México D.F., pues debe ser una experiencia extraordinaria y espero poder cumplirlo el próximo año. Otro sueño que tenía era reunirme allí con Martha Codó, pues nos conocíamos virtualmente desde hace mucho tiempo y deseábamos hacerlo en forma personal. Eso es otro motivo de agradecimiento a Miky, mi profunda amistad con ella. La conocí en los primeros años del 2000, en una de las primeras páginas en Internet dedicada a Luis Miguel, y poco a poco nació una bella amistad. Siguiendo a Luis Miguel estaba muy interesada también en la cultura mexicana y Martha me explicaba sus tradiciones. Me alegré cuando empezó su programa de radio porque fue en el mismo año en que nació mi hija, y recuerdo con agradecimiento las veces que me acogió con tanto cariño cuando participaba en aquellas emisiones. A Martha le habría gustado mucho que Luis Miguel regresara a Italia y siempre nos apoyaba con este proyecto, es más, me había prometido que vendría cuando Luis Miguel volviese en concierto. Un abrazo grande hasta el cielo, amiga mía querida, siempre estarás en mi corazón.

A lo largo de todos estos años pude comprar todos los discos de Luis Miguel y siempre originales. Recuerdo, en particular, el regalo que me hizo mi abuela para la Pascua del año 1985: el LP de “Noi, ragazzi di oggi”. Ese disco lo escuchaba varias veces al día, y me la pasaba soñando con conocerlo en persona, deseo que pronto se vio concretado. Resulta que pude verlo en el aeropuerto de Madrid, de regreso de Sevilla, en el año 1992. Lo recuerdo muy educado y gentil pero tímido, y aunque yo era igual de tímida me animé a hablarle en español. Él me felicitó porque hablaba bien el idioma (en aquel período yo estudiaba la carrera de Idiomas en la Universidad), sin embargo, me corrigió algunas cosas. La otra ocasión fue en el aeropuerto de Alicante en el año 2004 donde fuimos a despedirlo con unas amigas del fan club de ese entonces, él se dirigió hacia nosotras diciendo:” ¡Ustedes son las italianas!”, y luego nos besó y estrechó la mano a cada una. Miky ti aspettiamo in Italia a braccia aperte! (Miky, te esperamos en Italia con los brazos abiertos)

Quiero concluir citando una frase que S. Juan Pablo II escribió en su “Carta a los Artistas” y que, en mi opinión, encaja perfectamente con Luis Miguel porque su música expresa belleza, y además por la misión que el Señor le confió: “El artista vive una relación peculiar con la belleza. En un sentido muy real puede decirse que la belleza es la vocación a la que el Creador le llama con el don del «talento artístico». Quien percibe en sí mismo ésta especie de destello divino que es la vocación artística —de poeta, escritor, pintor, escultor, arquitecto, músico, actor, etc.— advierte al mismo tiempo la obligación de no malgastar ese talento, sino de desarrollarlo para ponerlo al servicio del prójimo y de toda la humanidad”

Cristina Mari

2 comentarios

  1. Gracias Eugenia Cabral por tu trabajo de excelencia como nos tenés acostumbradas a tus seguidoras. Todas por un sueño en común, respetuosas de nuestro ídolo e #incondicionales #hastaelfin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba