Cruzada mundial por Luis Miguel

Maria Eugenia Cabral
Últimas entradas de Maria Eugenia Cabral (ver todo)

No quiero dejar pasar la oportunidad de contarles la experiencia vivida el pasado sábado 2 de abril, a nivel mundial, con los fans de Luis Miguel.

Si bien me avoqué a la tarea de escribir una nota periodística que salió publicada en Sexenio por esos días, quisiera contarles con lujo de detalles lo ocurrido durante esas emotivas 24 horas.

Todo comenzó con la bonita iniciativa de un grupo de fans mexicanas, las que propusieron acudir a las puertas del Auditorio Nacional, precisamente una de las noches de cancelación, para expresarle a Luis Miguel todo el cariño y apoyo.

De inmediato hicieron pública su decisión e invitaron a todos aquellos fans que desearan sumarse. Por supuesto que esta idea no tardó en difundirse entre los miembros de esta gran familia, contagiándonos a participar de una u otra manera en una verdadera cruzada mundial.

Así fue como nació la propuesta de reunirnos en un sitio emblemático, relacionado al país donde residimos o donde frecuentemente se presenta Luis Miguel en concierto. En México se optó, como les contaba anteriormente, por el coloso de Reforma, en Argentina por el mítico Obelisco, en Paraguay por la famosa Costanera de Asunción, en Chile por el Movistar Arena (estadio que recibe a ‘El Rey’ en cada visita) y en Perú por unas lindas instalaciones al lado del mar. En cambio en Colombia, el club de fans oficial Eres tú, decidió hacer un especial de radio como muestra de apoyo. Aunque no todos estuvieron en condiciones de acudir a los citados encuentros, ya sea por motivos laborales o personales, nadie quiso quedarse fuera, razón por la cual se convocó a un twitteo masivo estipulado para un horario determinado, con el Hashtag #ApoyoIncondiconalLuisMiguel.

Aunque tuvimos escasos 4 días para organizarnos, ello no fue impedimento alguno para que todo resultara de maravillas. La idea de concurrir a los puntos pactados contemplaba el hecho de ir provistos de playeras, pancartas, mantas y todo el material que pudiésemos disponer de Luis Miguel, para brindarle a viva voz, con este hecho concreto y a los ojos del mundo entero, todo nuestro apoyo.

Casualmente, el fin de semana del 2 de abril, tenía previsto viajar a Buenos Aires, por lo que previamente planeé reunirme con los fans para almorzar, como acostumbramos, y aproveché la ocasión para extender la invitación hasta la tarde, con el fin de dirigirnos todos juntos a la intersección de calles más famosa del país, Av. 9 de Julio y Av. Corrientes, lugar donde se encuentra apostado el monumento más simbólico de Argentina en el mundo: el Obelisco.

Como les conté al comienzo, sobre el final de la semana los fans de Chile, Colombia, Paraguay y Perú se acoplaron a la iniciativa que venía desde México, y frente a estas repercusiones a nivel mundial, decidí armar una nota para Sexenio en la que pudiese mostrar, al público en general, el sentir de los fans sin ningún tipo de aditamentos, pues los lectores tienen el derecho de conocer la realidad sin maquillaje.

Y como no soy Dios, lamentablemente no puedo estar en todos lados al mismo tiempo, para ilustrar mi nota con fotos y videos conté con la ayuda de la bien ponderada tecnología, y el valioso aporte de amigos fans que hicieron las veces de reporteros. A Max Valero –México-, Lucy Gómez Sánchez –Perú- y Aleja Berro –Paraguay-, quisiera agradecerles muy especialmente la profesionalidad con la que abordaron esta labor. También agradecerle a la periodista de Univisión, Inés Moreno, quien me contactó los días previos para prometerme que llevaría cámaras a las puertas del Auditorio Nacional, y que invitaría además a otros medios de comunicación, para dejar plasmada esta manifestación de amor y apoyo de los fans de Luis Miguel.

Permítanme contarles que ese sábado amaneció lloviendo en Buenos Aires, pero no se trató de una simple llovizna sino de un verdadero aguacero. Esto nos preocupó bastante puesto que sobre las primeras horas de la tarde íbamos a grabar imágenes al aire libre. Créase o no, sobre el mediodía paró de llover y sobre las 4 de la tarde, hora pactada para encontrarnos en el Obelisco, salió el sol. ¿Ustedes creen en las casualidades? Yo no, fue un claro ejemplo que Diosito avaló el bonito gesto que nos reunió.

Fue verdaderamente emocionante lo que viví en ese encuentro porque no solo conocí a fans, con los que anteriormente había tenido contacto virtual, sino que sentí esa fuerte unión entre nosotros, la que solo Luis Miguel puede generar. El aire se impregnó de buenas vibras y del amor más puro para ‘El Rey’, el de sus incondicionales, palabra que nos define a la perfección porque siempre vamos a estar a su lado, en las buenas y en las no tanto, como lo hacen los integrantes de una gran familia.

A la hora de grabar las imágenes que darían vida al video que tenía en mente, cada fan esperó pacientemente su turno y con todo el respeto y cariño del mundo le habló a Luis Miguel a través de la lente de mi cámara. Cada palabra dedicada especialmente para él me llegó a lo más profundo de mi corazón, porque esos sentimientos tan auténticos que despierta en nosotros jamás dejarán de conmoverme. Claro está que revolucionamos el lugar con nuestra alegría y apasionados cánticos, y que nada nos amedrentó, ni siquiera la mirada curiosa e intimidante de los transeúntes. Luego le llegó el turno a la sesión de fotos, pues había que plasmar el trascendental momento con todos los dispositivos tecnológicos.

La tarde la cerramos con una rica merienda en una cafetería famosa de la capital porteña, y mientras nosotros emprendíamos la retirada, los fans de México iniciaban el recorrido que los llevaría hasta el gigante de Reforma.

Max transmitió en directo, ayudado de la plataforma Periscope, así que desde todos los puntos del planeta pudimos seguir de cerca, paso a paso, todo lo que sucedió en tierra azteca. Así fue como supimos que no solo se dieron cita fans oriundos de Ciudad de México, sino que arribaron fans de Monterrey, las que se trasladaron expresamente hasta allí para unirse a esta cruzada, de Brasil, República Dominicana y Estados Unidos, entre otros. Los fans extranjeros habían viajado con la ilusión de asistir a sus conciertos y, lejos de molestarse por las cancelaciones, comprendieron la situación, por lo que se hicieron presentes para brindarle apoyo y expresarle sus deseos de pronta recuperación.

Los medios estuvieron en el lugar tal como me lo prometió Inés Moreno, y las imágenes que llegaban desde allí lograron conmoverme una vez más, porque las declaraciones de los fans dejaban al descubierto la promesa de ser sus incondicionales para siempre, pase lo que pase. También amenizaron la noche con cánticos dedicados a Luis Miguel, y hasta se animaron a interpretar algunas de sus canciones –especialmente “Hasta que vuelvas”.

En las primeras horas del lunes me llegaron imágenes de las reuniones en Perú y Paraguay, por lo que estuve en condiciones de ponerme manos a la obra en la preproducción de mi nota.

Pero no todo quedó en ese fin de semana, durante la semana siguiente, más precisamente el día jueves, los medios continuaron debatiendo sobre Luis Miguel. Así fue como Marthita Codó asistió a un programa de Televisa asumiendo el papel de embajadora de los fans, lugar que ocupó espléndidamente porque supo responder, de manera astuta e inteligente, las preguntas escabrosas de los periodistas. También mi amiga Jessica Sáenz estuvo presente, aportando su importante opinión como fan y periodista.

Dicen que debemos capitalizar lo malo sacando algo bueno de cada circunstancia, y si bien la situación que nos llevó a movilizar no ha sido grata, ya que nadie desea que su ser querido tenga que transitar algún problema de salud, quiero destacar el poder de convocatoria por parte de los fans, pero por sobre todas las cosas la unión que existe entre nosotros. Fue estremecedor ver a tantos fans y clubes de fans juntos, conectados por el amor, y vibrando en la misma sintonía. Soy una eterna convencida de que tantos sentimientos nobles tienen que ser capaces de vencer las leyes naturales, y así viajar hasta la persona brindándole una inyección de buenas vibras. Y obviamente, como cristiana, también tengo la certeza de que Dios y la Virgencita escuchan nuestras oraciones, cada vez que le pedimos por la salud y la felicidad de Luis Miguel.

Miky, todos tus fans coincidimos en que es una prioridad tu bienestar, y queremos pedirte que no te preocupes, que aquí estaremos aguardando el regreso cuando tu médico personal lo considere pertinente. Mientras tanto aprovecha a descansar, a disfrutar de la vida que es una sola y de tus seres queridos, porque no hay mejor alimento para el alma que nutrirse del amor de la familia… pero por favor, cuídate mucho siempre.

Todos estamos contigo, a cada instante y siempre. Te queremos más de lo que puedes imaginarte.

Euge Cabral

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba