México, te llevo en el corazón

Maria Eugenia Cabral
Últimas entradas de Maria Eugenia Cabral (ver todo)

19 de julio de 2011

Desde niña tengo un amor muy especial por este país, que de a poquito y sin quererlo, se fue abriendo camino en mi corazón hasta llegar a ocupar un lugar de privilegio. Creo que resulta innecesario aclarar que por Luis Miguel, México llegó a mi vida.

Emprendiendo un viaje en mis recuerdos, me descubro nuevamente acechando a mi querido papá con mil preguntas, que me permitan conocer al país que tuvo la dicha de ver crecer al solecito.

Por aquellos años no existía la televisión por cable que pudiera transmitir, como lo hace en la actualidad, el canal de las estrellas y muy lejos estábamos de pensar en un acceso a internet. La única opción válida era remitirnos a una aburrida enciclopedia. Sus páginas me revelaron un relato mágico: la leyenda que concibió al escudo nacional, la cual me dejó estupefacta. Ésta ordenaba que los aztecas se establecieran donde se encontraran un águila sobre un nopal, devorando una serpiente. Así fue como los mexicas viajaron desde Aztlán, actualmente Nayarit, buscando la señal que Huitzilopochtli les había dado para establecerse y fundar su imperio con su centro: Tenochtitlan. Hallaron esta escena a las orillas del lago de Anáhuac, sobre un islote, lugar donde se asentaron.

Luego tuve la dicha de conocer con imágenes en movimiento, allá por 1986, algunos paradisíacos lugares de este bello país, de la mano del mundial de fútbol. Me obnubiló la belleza de sus paisajes, y la calidez de su gente que traspasaba la pantalla.

Con el paso del tiempo y con la llegada de la tecnología, se me hizo mucho más fácil conocer sus raíces, costumbres, tradiciones y su fascinante cultura.

De su gente sólo puedo expresar palabras de admiración y agradecimiento. Los admiro por la fortaleza de seguir adelante luchando incansablemente por el bienestar de su nación, a pesar de atravesar momentos difíciles para su patria. Porque a pesar de que muchos sectores no creen en

una clase política que los defraudó, hay políticos jóvenes dispuestos a cambiar la historia de México, que apuestan y luchan a diario por un país mejor, ese que tanto se merecen.

No puedo dejar de citar las palabras de Luis Miguel en su conferencia de prensa: “México es aún más grande que sus problemas”. Esta frase habla de la unidad que existe en su pueblo y de la garra innata que prevalece en su esencia a la hora de superar dificultades.

Les agradezco entrañablemente porque, siempre que he tenido la oportunidad de estar en contacto, me han brindado palabras de cariño, de hermandad y me han robado mil sonrisas (es una constante su gran sentido del humor).

Gracias a Luis Miguel he conocido personas de diferentes partes de México, muy especiales para mí, con las que no sólo comparto mi pasión por su música, sino una preciosa y valiosa amistad que no sabe de  fronteras.

Confieso que no sólo me enamora su acento, sino también sus exquisitas comidas. Cómo me deleito a la hora de disfrutar unas ricas fajitas, unas deliciosas enchiladas, unos apetitosos tacos y por supuesto, no podía faltar el toc toc de tequila para culminar el ritual.

Recuerdo escuchar con atención, a mi querido amigo mexicano, explicarme como se bebía (fondo blanco) y que debía hacer con el limón y la sal que estaban en la mesa. Fue todo un acontecimiento disfrutar de tan maravilloso momento empleando todos mis sentidos. También fue el encargado de contarme que otras bebidas y comidas típicas se disfrutan allá, razón por la cual, tengo una larga lista de cosas por degustar el día que pise suelo mexicano.

Pensar en estar frente a la Virgencita de Guadalupe, su santa patrona, me eriza la piel. Qué historia increíble la de Juan Dieguito en el cerro de Tepeyac. Cuánta pureza debió encerrar su alma, para que la virgen se le manifestara cuatro veces otorgándole tan importante misión. Cada 12 de diciembre, millones de peregrinos visitan su santuario recordando aquel bendito día de 1531, cuando la virgen se le apareciera por última vez a Juan Diego, dejando su imagen grabada en su ayate.

Los descubrimientos que se realizaron en su manto no dejan de asombrarme y emocionarme; así como el amor que le demuestra a su pueblo a través de sus milagros y bendiciones.

 Como fan tengo algunas paradas obligatorias:

-El Auditorio Nacional, testigo de un record absoluto de público en los 200 conciertos ofrecidos por Luis Miguel.

-Su casa de la playa, situada en Acapulco (aunque ahora esté en venta, yo creo que deberían nombrarla patrimonio de las fans), esa que disfrutaba tanto al regresar de sus largas giras, donde recuperaba fuerzas y se nutría de la energía del sol, arena y mar. ¿Quién no ha soñado con ir a esa playa y esperar por verlo salir? Sé a ciencia cierta que algunas lo lograron, hay fotos que demuestran lo amable y atento que estuvo en  bajar a saludarlas, un encanto de persona.

-El Palacio de Bellas Artes, ubicado en el centro histórico de la ciudad de México, lugar donde se grabaron las escenas del video  “El día que me quieras”.

La ciudad de México ha sido consideraba siempre como la meca de numerosas festividades. Se vive un ambiente de alegría en cada una de las celebraciones, en especial cuando se quieren destacar sus valores históricos y culturales. Tal es el caso del grito de la Independencia que se pronuncia en el Zócalo, todos los 15 de septiembre de cada año, con una gran convocatoria de gente.

Luis Miguel visita Las Vegas con su show y festeja, de la mejor manera, dicho acontecimiento al grito de “Viva México, Viva México, Viva México”. En esta oportunidad su concierto se viste de gala, y no sólo su público se deleita con su voz, sino que el despliegue escénico se complementa con mariachis y bailarines que danzan al son de las rancheras.

Una muestra más del amor y la admiración que Luis Miguel siente por el país de sus amores, es la edición en el año 2005  de su producción “México en la Piel”. Título que le dio nombre a una extensa gira súper exitosa que lo llevó a visitar diferentes países, dando a conocer sus raíces y tradiciones a través de sus canciones. Este álbum fue merecedor de innumerables premios, entre ellos, un disco de diamante, once de platino, uno de oro y el tan ansiado puesto número 1 en Billboard’s Top Latín Álbum.

También se hizo acreedor de dos Grammy Latino, como mejor álbum ranchero y mejor álbum mexicano/México-Americano.

No cabe dudas que Luis Miguel es sinónimo de México en cualquier rincón del planeta y que la música mexicana es reconocida mundialmente, siendo él un gran referente de su cultura.

Luis Miguel sí sabe llevar a México en la piel y en el corazón con inmenso orgullo.

Así se siente México, así se siente México,

Así como unos labios por la piel

Así te envuelve México, así te sabe México

Y así se lleva México en la piel

Euge Cabral

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Botón volver arriba