Y vivir amándonos… ¡Siempre amándonos!

Maria Eugenia Cabral
Últimas entradas de Maria Eugenia Cabral (ver todo)

Finalicé mi relato anterior con la promesa de encontrar una buena manera de celebrar el aniversario número siete de este espacio que amo tanto, razón por la cual deseo compartirles la decisión de eternizar el nombre de esta columna en mi piel. Tal como les conté la última vez que tomé una determinación semejante, un tatuaje no es algo que se afronta a la ligera sino todo lo contrario, pues cada uno de ellos encierra un gran significado afectivo y emocional. Sólo me resta mostrarles el resultado y confesarles lo feliz y orgullosa que me siento por atreverme a materializar mis deseos, sin miedo a ser juzgada por aquellos que no comprenden esta pasión que me marcó para siempre.

Los fans de Luis Miguel compartimos esta capacidad de soñar, y la consecuente convicción de trabajar fuerte en la concreción de cada uno de nuestros anhelos. Y así como nos identificamos por luchar por lo que queremos, también lo hacemos con esa sensibilidad especial que nos caracteriza, la que sin dudas supimos adquirir a través de las interpretaciones de esa voz capaz de tocar el alma. Les prometo que van a poder comprobar por ustedes mismos lo que acabo de afirmar, cuando descubran lo que sucedió el pasado martes 24 de abril en el Auditorio Nacional.

Gracias a la tecnología pudimos presenciar un verdadero acto de amor, digno de destacar por lo importante, poco común en estos días, y lo curioso del contexto en el que transcurrió. Así que me di a la tarea de contactar a Luis, uno de los protagonistas de esta emotiva historia, para conocer los hechos que lo llevaron a proponerle matrimonio a su novia Salma en pleno concierto de Luis Miguel.

Embargado aún por la emoción, Luis tuvo la deferencia de compartirme con lujo de detalles la historia de un gesto que nos conmovió a todos. Me dio mucho gusto que en su relato se remontara a su niñez, para contarme que con tan solo 4 años imitaba a Luis Miguel en las reuniones familiares. Por aquel entonces solo se trataba de un juego, pero con el tiempo creció y tomó dimensión de la envergadura de este cantante, por lo que su madre le obsequió un LP, hecho que siente que fue un parte aguas en su vida porque desde ese momento lo admira profundamente.

Me cuenta que, como todo fan, siempre han hecho hasta lo imposible con tal de verlo en concierto. Ellos son de Veracruz y en esta ocasión, como en tantas otras, no habían podido conseguir buenas ubicaciones a través de la página oficial de venta de tickets, así que me platicó acerca del gran esfuerzo económico que significó tener que acceder a una reventa, sumado a los riesgos que corrieron y padecieron, viviendo una serie de sinsabores (los que prefiere olvidar) que casi llegaron a truncar el sueño de asistir al concierto esa noche.

Les cuento que llevan 4 años de noviazgo y que, como son fans, Luis decidió entregar el anillo de matrimonio teniendo a su ídolo de testigo. Él lo llevaba escondido, y debía pensar bien cómo realizar la jugada porque sus ubicaciones no eran las más aptas para entregárselo como lo había soñado, ya que para esto necesitaba estar al pie del escenario. Estando en el recinto pudo observar unos lugares libres en primera fila y, ante el inminente inicio del concierto, se acercó al personal de seguridad para consultarles la posibilidad de ocuparlos. Recibió un contundente “no” por respuesta, y ante la negativa no tuvo más remedio que maquinar la manera de llevar a cabo su plan. Al darse cuenta que la seguridad estaba muy estricta, pues controlaban hasta el mínimo movimiento fuera del radio del asiento asignado, decidió observar al personal para dar con el jefe en mando. Cuando por fin pudo divisarlo se levantó de su asiento, dejando allí a su novia con la excusa de ir al baño, y sin que ella lo notara resolvió ir a su encuentro. Cuando lo tuvo enfrente le comentó su idea, y le solicitó tenga a bien autorizarlos a acceder a los pies del escenario en una canción determinada para concretar su gran deseo. Esta vez sí tuvo respuesta afirmativa, así que feliz regresó junto a Salma.

Supe que la canción elegida fue “Tú y yo” porque él siempre se la dedica a su novia, así que los primeros acordes fueron los encargados de iniciar un momento tan importante como inolvidable en la vida de Luis y Salma. Con la complicidad del personal de seguridad del Coloso de Reforma, Luis tomó de la mano a Salma y la invitó a caminar hacia el escenario. Al llegar, sin pérdida de tiempo, la miró a los ojos y al postrase de rodillas (todo un romántico empedernido), ante su ídolo y 10.000 personas, le dijo que la amaba, que quería pasar el resto de la vida a su lado, y le preguntó si aceptaba ser su esposa. Por supuesto que sorprendida, feliz, y muy emocionada Salma aceptó, y se fundieron en un fuerte abrazo. Cuando volvieron su mirada hacia el escenario no pudieron salir de su asombro, ahí estaba el mismísimo Luis Miguel admirando, disfrutando y celebrando con ellos ese momento. Miky literalmente no podía creer lo que estaba pasando, y se los hizo saber al dejar de cantar por un instante para regalarles una gran sonrisa y transmitirles en su mirada el reconocimiento de un gesto tan valorable. Luis relata que cuando procedió a cumplir con la promesa que le había hecho al jefe de seguridad, de retirarse a sus lugares luego de la entrega del anillo, Luis Miguel muy discretamente les hizo señas para que detuvieran su marcha y se acercaran aún más al escenario. Podemos observar en el video que no solo les dedicó esta canción en su totalidad, sino que además pidió a su staff un ramo de rosas blancas para obsequiárselas a la novia. Pero antes de agasajarla detuvo nuevamente su interpretación para dirigirse al público diciendo “Estamos viviendo un gran testimonio de amor, ¡Qué belleza!”. A continuación tuvo otro gesto que lo engrandece aún más puesto que, luego de entregar el ramo de flores, se dispuso a unir las manos de los dos enamorados, para transmitirles en un fuerte apretón y repetidas guiñadas de ojo sus mejores deseos.

Luis recuerda cada detalle con mucha emoción porque durante años soñó con tener una fotografía junto a Luis Miguel y, aunque no lo logró, asegura que este preciado momento, en el que les regaló su atención y les dedicó una canción en el marco de un recinto abarrotado de gente, superó ampliamente su mayor anhelo. ¡Qué viva el amor! Felicidades a esta pareja de fans tan especiales que apuesta al matrimonio, en esta era en la que tantas cosas han perdido su valor.

En otro orden de cosas les comento que esta semana, más precisamente el 4 de mayo, Luis Miguel dará inicio a su gira por EEUU, comenzando por la ciudad de San Diego. Allí estará todo el mes de mayo y parte de junio, mes en el que incluirá además 3 fechas en Canadá, para luego trasladarse a España en julio.  No se pierdan la oportunidad de vivir una gran experiencia con su tour “México por siempre”, en el que harán un recorrido por sus éxitos de ayer, y podrán deleitarse con las canciones de su más reciente producción, acompañado del mejor mariachi del mundo. Encuentran los tickets en https://www.ticketmaster.com/

Antes de finalizar esta columna deseo expresarme brevemente respecto a “Luis Miguel, la serie”, cuyo nivel de audiencia está rompiendo records como era de esperar. Debo admitir que antes de ver las primeras imágenes de esta bioserie me resultaba muy difícil imaginar a Luis Miguel en la piel de otra persona y, a fuerza de serles totalmente sincera, me costó bastante hacerme a esta idea. Pero obviamente él no podía narrar la historia, y tal como les compartí en su momento fui feliz con la elección de Diego Boneta e Izan Llunas, entre otros. Igualmente estuve inquieta antes de ver el primer capítulo, pues no sabía cómo iba a reaccionar… si Diego, Izan, Oscar (quien interpreta a Luisito Rey) y todo el elenco podrían convencerme de ser los verdaderos protagonistas de la historia. Pero déjenme decirles que luego de pasar la prueba del estreno estoy encantada con la actuación de todos ellos, en especial con la de Diego e Izan, quienes supieron trabajar en los gestos de Luis Miguel y adquirirlos a la perfección para darle más credibilidad al personaje.

Apenas hemos visto dos capítulos, pero este material nos ha bastado para darnos cuenta lo difícil que habrá sido para Miky abrir el corazón para contar su verdad. Solo deseo que sea tan sanador como liberador para su persona, y que esto ayude para que nunca más se lo juzgue, ni a él ni a su familia, pues no somos quiénes para emitir ninguna opinión al respecto. Aprovecho también para agradecerle la oportunidad de conocer los sucesos que lo llevaron a ser el hombre que es hoy, porque siento que ésta es una forma más de incluirnos en su vida.

Te quiero Miky, tus alegrías siempre han sido las mías, y tus tristezas mucho más, porque cuando uno quiere de verdad el dolor es compartido.

Euge Cabral

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba