Luis Miguel… Yo te amo desde niña

Euge Cabral
Sigueme
Últimas entradas de Euge Cabral (ver todo)

Luego de los conciertos en la ciudad de Las Vegas, Luis Miguel prosiguió su serie de presentaciones en la costa oeste de EEUU con un éxito rotundo. El público de Phoenix, San Diego, Los Ángeles y Oakland coreó de pie los hits especialmente seleccionados por ‘El Sol´ para este nuevo tour, y vibró intensamente con esas baladas que pareciera que nacieron para tener el privilegio de ser interpretadas por la voz más dulce del planeta. Y hablando de sus sentidas interpretaciones, jamás dejará de conmoverme la forma especial en que se involucra con cada canción, y la capacidad que tiene de transmitirnos las historias y lo que está sintiendo en ese momento a través de esas improvisaciones que nos quitan la respiración, nos seducen y enamoran.

A lo largo de su extensa carrera Luis Miguel ha impuesto récords de toda índole, y en la actualidad continúa cosechándolos como demostración de su inigualable excelencia y compromiso. La prueba la aportó el pasado 19 de septiembre, cuando se convirtió en el primer latino en llenar el remodelado The Forum de Inglewood.

Finalizaron los conciertos en EEUU y el balance fue más que positivo, ya que Luis Miguel conquistó nuevamente a un público difícil de captar para un cantante hispanohablante, y es que lógicamente no quisieron perderse la oportunidad de disfrutar al mayor exponente de la música latina. Los asistentes fueron testigos de un artista dotado de una voz suprema, gozando de lo que más ama sin dejarse llevar por lo que está de moda, y dispuesto a darlo todo con tal de lograr el máximo contacto con su público. Tuve la oportunidad de leer reseñas de fans que asistieron a estos conciertos, y el común denominador entre ellos es el eterno agradecimiento a ‘El Sol’ por su calidez y entrega, por contagiarlos de felicidad, por hacerlos vibrar, emocionar, y levitar por el lapso de las casi dos horas de concierto.

La próxima parada del tour será en las Fiestas de Octubre, en la preciosa Guadalajara, momento más que trascendental para su carrera porque será su primera vez en un Palenque. Nuestras expectativas como fans giran en torno a este gran acontecimiento, suceso del que serán testigos unos cuantos privilegiados y los que no, estaremos siguiéndolo a través de las imágenes y videos que puedan compartirnos en las redes sociales.

Dando vuelta la página, les recuerdo que hace dos semanas la historia de Solange -una fan de Brasil muy especial- quedó inconclusa, y hoy llegó el momento de retomarla. Ella nos relató momentos muy difíciles por los que tuvo que atravesar en su infancia y adolescencia, situaciones que marcaron su vida pero que tiempo después pudo superar gracias a un ángel. Confirmen por ustedes mismos que después de la tempestad siempre sale ‘El Sol’: 

Llegó el año 2012 y con él la posibilidad de hacer realidad mi sueño: ver a Luis Miguel por primera vez en vivo y en directo. Esta vez, gracias a Dios, los espectáculos tuvieron mayor repercusión en los medios de comunicación de Brasil y en las redes sociales. En aquel entonces mi médico me había prohibido moverme porque estaba en recuperación de una cirugía pero, a pesar de no tener su aprobación ni la de mi novio, me compré el boleto y partí, porque no quería perderme bajo ninguna circunstancia el concierto de mi vida, y me sentía morir si no asistía.

Tener aquel boleto en las manos era lo que más deseaba, pues lo miraba y me imaginaba el momento, escuchando y viéndolo en vivo… era como tener un pasaporte al paraíso. No podía comer ni dormir bien y contaba los días, horas, minutos y segundos para ese 9 de marzo de 2012.

Cuando llegó el día entré en el Credicard Hall con el corazón acelerado, en busca de mi ansiado lugar en fila 10. La banda comenzó a tocar y fueron tan solo unos segundos los que se tardó Luis Miguel en aparecer. Al escucharlo cantar frente a mí mi cuerpo experimentó una sensación de éxtasis, euforia, y un sentimiento imposible de explicar… algo que no había sentido en toda mi vida. Alrededor de la mitad del concierto comenzó a cantar “Amor, Amor, Amor” y no conseguí quedarme en mi sitio, así que avancé hacia el escenario con muchas fans siguiéndome y luchando cuerpo a cuerpo con la seguridad, pero logré llegar cerca y darle la mano mientras cantaba a dúo con Frank Sinatra, “Come Fly With Me“, momento que juro me sentí levitar mientras el señor de seguridad me gritaba al oído que regresara a mi lugar. Estaba muy eufórica, lloraba mucho y respondí que no regresaría, que mi lugar era ahí, cerca de Luis Miguel; entonces el señor me sentó en primera fila, sin imaginar que mi mejor momento con ‘El Sol’ estaba por llegar.

Cuando cantó un medley con las canciones “Decídete, Muchachos de hoy, Ahora te puedes marchar, La chica del bikini azul, Isabel y Cuando Calienta el Sol“, fue exactamente en esa última canción que entendí los tiempos de Dios, porque bailando frente al escenario mientras filmaba con mi celular, de repente y como por arte de magia, él me miró y le dije, moviendo los labios, “Yo te amo desde niña”, palabras que lo impulsaron a sonreír, para luego acercarse y saludarme con un fuerte apretón de mano y un beso lanzado al aire. Confieso que en ese instante no pude expresar palabra porque estaba muy emocionada, recuerdo que me dijo “Gracias por tu cariño”, y enseguida me regaló la sonrisa más linda y la mirada más encantadora con la que un ídolo puede agasajar a una fan incondicional. Ese instante quedó grabado en mi memoria, tatuado en mi alma y eternizado por Youtube, ¡Aleluya por eso! pues es donde puedo revivir ese momento cada vez que veo el video.

A decir verdad, a partir de ese día nunca he sido la misma mujer, pues jamás pude salir del éxtasis y no quiero hacerlo, respiro y vivo por Luis Miguel las 24 horas del día. Mi vida se volvió más ligera, mi mundo más lindo e ideal, y mis días se convirtieron en perfectos, ya que siempre estoy en busca de cumplir mis sueños y vivo por eso. El terrible episodio por el que atravesé en mi adolescencia y los momentos difíciles de mi infancia -más todo lo demás- fueron totalmente cicatrizados cuando Luis Miguel se aferró a mi mano… el toque de ese ángel enviado por Dios fue la cura para todos los dolores de mi alma.

Después de mi primera experiencia en el show de Sao Paulo fui a Buenos Aires, Argentina, el día 16 de octubre de 2012 a la “Cena Gala” en La Rural, y el día 17 para el Show en GEBA, viaje en el que descubrí a grandes fans de Luis Miguel, personas que hoy son especiales en mi vida, así como las fans que conocí en el concierto de Sao Paulo.

Ya he organizado tres encuentros de fans en São Paulo para reencontrarme con esas queridas amigas y revivir tan lindos recuerdos, como así también para conocer en persona  a otras con las que solo tenía contacto a través de Facebook. En estas reuniones hablamos sobre nuestro ídolo, disfrutamos de CD’s y DVD´s, y compartimos nuestras experiencias en los conciertos. En cada encuentro el número de fans aumenta porque muchas quieren conocerse e interactuar, siendo Luis Miguel nuestro motivo de unión.

Les cuento que el pasado 12 de setiembre de 2013 celebramos 16 años juntos, mi novio  y yo, y como desde el principio de nuestra relación él siempre ha respetado mi amor por Luis Miguel, decidimos festejar nuestro aniversario con un viaje a Las Vegas, pues ya sabíamos que allí se presentaría y que sería otra oportunidad de verlo. Fuimos antes a Los Ángeles porque estaba loca por conocer la Estrella de Luis Miguel en el Paseo de la Fama, en Hollywood, así que cumplí otro sueño gracias a Dios.

Luego, en mi soñada Las Vegas, tuve el inmenso placer de escucharlo cantar en el Caesars Palace los días 13 y 14 de setiembre -el día 15 le di mi boleto a una amiga, pues mi novio a pesar de entender mi amor por ‘El Rey’, ya no quería quedarse solito otra noche en aquel majestuoso lugar. Fue simplemente maravilloso poder estar en la ciudad más hermosa que he conocido y ver a mi ídolo brillar como siempre. Una vez más conseguí llegar cerquita y regalarle una bandera de Brasil, como así también sentir nuevamente el poder del toque de su mano. Puedo decir que es el mejor sitio al que he asistido para ver a Luis Miguel, pues es mágico e inolvidable. Dicen que “Lo que sucede en Las Vegas se queda en Las Vegas”, ¿No es verdad?, pero no ha sido mi caso, porque todo quedó guardado en mi memoria y eternizado una vez más en Youtube.

Doy Gracias a Dios por mi pareja, por entender mi loca y eterna pasión por Luis Miguel, y por respetar mis ocurrencias con tal de estar en un concierto, pues no siempre fue así, ya que mis relaciones pasadas me dieron a elegir entre ellos y mi Rey. Tengo en claro que ante esta disyuntiva mi respuesta siempre será “Luis Miguel“, obvio, si hasta decidí no tener hijos para seguir viajando por diferentes países con tal de verlo, pues siendo madre sería mucho más difícil.

Mi próximo encuentro con Luis Miguel está pactado para octubre de este año, y fue mi novio quien me regaló la fila 2 en el estadio GEBA. ¿Ustedes pueden imaginar mi felicidad?, creo que se quedarían cortos. Mis amigas y yo estamos muy ansiosas por verlo, contamos los días para que llegue pronto el tan esperado momento de vivir nuestros sueños mágicos, y estoy segura que ese viaje será muy especial porque viajaremos un gran grupo de fans desde Brasil.

Por la experiencia que tuve en GEBA, en el año 2012, puedo decir que las fans argentinas tienen una energía muy contagiosa y eso me hizo temblar de pies a cabeza, por lo que tengo muchas ganas de sentir esa vibra nuevamente. Estoy muy entusiasmada y pidiéndole a Dios que todo vaya muy bien en este viaje y que pueda conocer a mi querida Euge Cabral, a quien quiero tanto.

Esta es una buena parte de mi historia como fan de Luis Miguel, y espero tener el privilegio de ir a muchos más conciertos en los próximos años.

Todas las noches le pido a Dios por la salud de mi Sol, que lo bendiga, lo guíe y lo ilumine para que siga eternamente, porque si Luis Miguel está bien yo lo estoy.

Indiscutiblemente, Luis Miguel es el combustible de mi alma.

Solange Felipe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba