Hasta que apareciste tú

Euge Cabral
Sigueme
Últimas entradas de Euge Cabral (ver todo)

Tan sólo 37 días nos separan del regreso de Luis Miguel a los escenarios, y la expectativa entre los fans, por disfrutar de su voz este 2014, se ve acrecentada ante los nuevos anuncios de conciertos en Sudamérica, puntualmente en Argentina, país por el que siente un cariño muy especial, según lo ha expresado en diversas oportunidades. Como en viejos tiempos, Luis Miguel recorrerá el país del tango con una gira por el interior, la que lo llevará a cuatro ciudades confirmadas hasta el momento -Buenos Aires, Córdoba, Mendoza y San Miguel de Tucumán-, y con posibilidades de visitar Salta y Rosario según fuertes rumores. Pero las novedades no concluyen ahí, pues desde los sitios oficiales del promotor de los conciertos en México, esta semana se ha informado que ‘El Rey’ se presentará en un Palenque, espacios que forman parte de la cultura del país azteca y están destinados prioritariamente a las peleas de gallos, pero también son utilizados para brindar espectáculos de música regional como tradición en las celebraciones, por ejemplo, de las fiestas de octubre en Guadalajara. Esta noticia nos dejó boquiabiertos porque será la primera vez para ‘El Sol de México’ en un recinto de estas características.

En Palenques se han presentado cantantes muy importantes de la talla de Juan Gabriel, Vicente Fernández, Pepe Aguilar y Alejandro Fernández entre otros, los que por cierto, son grandes referentes de la música mexicana, así que era de esperar que tarde o temprano se engalanaran con la presencia del máximo exponente que ha dado México a nivel mundial. Sólo nos resta esperar a que esta información se confirme, pues de ser así, seremos testigos de un acontecimiento sin precedentes. Mientras tanto, cada uno de los fans continuamos apreciando como avanza raudamente esa cuenta regresiva que nos conducirá a renovar nuestros votos de amor y de admiración hacia Luis Miguel, y el tiempo corre más rápido si nos deleitamos con otra historia en la que Miky se encarga, sin saberlo y sin quererlo, de rescatarnos a la vida:

 “Luis Miguel querido, ¡Cómo explicarte lo que significas para mí!”.

Mi nombre es Adriana y soy de Buenos Aires, Argentina. Conocí a Luis Miguel desde el comienzo de su carrera, pero no fue sino hasta agosto de 1983 que su luz me despertó. Sentí que gracias a él volví a la vida, ya que en ese tiempo estaba muy mal porque mi papá había muerto dos años atrás, y había entrado en un pozo depresivo del que no sólo no podía salir, sino que me llevó a tocar fondo. Pero, como les cuento, esta situación prevaleció hasta que él apareció en mi vida, más precisamente el 13 de agosto de 1983 cuando lo vi en un programa de TV hecho en Argentina llamado ‘Sábado de Todos’.

Verdaderamente lo viví como un milagro porque algo pasó, me envolvió su presencia, su magia, su música, su luz y desde entonces mi vida cambió. Luis Miguel me devolvió la alegría, la sonrisa, las ganas de vivir y lo más importante, las ilusiones -algo que siempre quise agradecerle.

Jamás olvidaré el día en que lo vi por primera vez en el estadio ‘Obras Sanitarias’, la calurosa noche del 14 de enero de 1984 para ser más precisa, porque cuando irrumpió en el escenario quedé fascinada y no pude evitar gritar: “¡Qué lindo es!”. Fue un show maravilloso, pues a los trece años ya demostraba un amplio conocimiento en cuanto a la manera de desplazarse en el escenario, como si lo hubiera pisado toda la vida.

En el año 1985, cuando ganó su primer Premio Grammy y salió galardonado con el segundo puesto en el Festival de San Remo y con tanto éxito, nos visitó para brindar un concierto en el estadio Luna Park, y aunque con mucha ilusión adquirí mi entrada, luego no pude asistir porque me enfermé de neumonía a pesar de que estábamos en pleno verano. A causa de ello sufrí muchísimo y lloré todo el día, pero su luz y su magia me reconfortaron enseguida. Luego la vida me recompensó ese mal trago y el día 6 de septiembre de 1986, en el Teatro Ópera, lo vi por primera vez en fila uno.

Desde entonces lo sigo siempre, tengo sus vinilos, cassettes, CD’s, muchísimos videos grabados con conciertos y notas, y tengo al presente un poco más de quince mil fotos.

Siento que Luis Miguel es mi ángel de la guarda y que soy el suyo también, como creo que lo sentimos quienes lo queremos. Rezo siempre por él para que esté bien, porque lo único que deseo es que sea feliz y que siempre nos siga llenando el alma con su música.

He vivido infinitas cosas hermosas en estas más de tres décadas de seguirlo y acompañarlo, por eso le agradezco que esté en mi vida y en la de mi familia, quienes lo quieren muchísimo, en especial mi mamá que lo adoraba. Mis sobrinas nacieron y crecieron escuchándolo,  y por supuesto que son mis fieles compañeras en cada uno de los conciertos, porque para nosotras verlo es una fiesta.

Escuchar a Luis Miguel es una caricia para el alma, y saber que está en alguna parte es mi alegría

porque es la lucecita que enciende mi corazón siempre, pase lo que pase.

Gracias Micky por todo lo que me das y por existir. Dios te bendiga.

Adriana Bonelli

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba