Tu voz hace sonreír mi alma

Euge Cabral
Sigueme
Últimas entradas de Euge Cabral (ver todo)

Luis Miguel continúa brillando incandescentemente en cada uno de los escenarios en los que se está presentando, colmando a cada uno de los asistentes de esa energía única y especial que él irradia, la que se ha vuelto parte vital en nuestras vidas. Este tour, con el que El Sol celebró tres décadas de ascendente carrera, comenzó con un éxito rotundo y logró mantenerse en la cima por el lapso de 2 años. Pero todo lo que inicia tiene un final, y es precisamente este 21 de diciembre el día elegido para el gran cierre de este “The Hits Tour”, gira con la que El Rey recorrió países de Sur y Centro América, EEUU, México y España.

Las paradisíacas playas de Cancún le darán el marco perfecto a esta despedida y, como cada noche de concierto, vamos a acompañar a Luis Miguel a la distancia con nuestra presencia en la red social Twitter. Es precioso ser testigo de ese vínculo de amor tan fuerte que nos une a Miky, sentimiento que nos encargamos de demostrarle al mundo entero cada vez que twitteamos por horas sin importar las diferencias horarias que cada uno tiene respecto al lugar del evento; además es una de las mejores maneras que hemos encontrado de celebrar que una vez más está sobre el escenario -su lugar en el mundo. También es conmovedor el sentimiento de hermandad que nos reúne en esta gran familia, pues cada fan que asiste a un concierto nos hace sentir en el lugar con incontables detalles, algo que resultó un excelente paliativo para no extrañarlo tanto y para poder sobrellevar ese tiempo en que no gozaremos de su presencia a corto plazo. Con todo respeto, imagino que la mayoría de los fans de otros artistas no viven su admiración tan intensamente como nosotros, y la verdad no me sorprende porque Luis Miguel es un ser especial que se hace querer y necesitar sin medida.

En otro orden de cosas, antes de ponernos melancólicos porque todo termina -al menos por este año-, quiero compartirles la historia de una fan Rumania, la segunda que tenemos el privilegio de conocer. Luis Miguel es un ser único, de esos que no abundan, por ende tiene a fans más que especiales y admirables en los lugares más recónditos del planeta. Una vez más confirmamos que su voz llega a las fibras más íntimas de las personas, y que el idioma en que sus canciones están  interpretadas no es una barrera para muchos fans, ya que Luis Miguel logra que entiendan perfectamente el mensaje a través del lenguaje de las almas. Los invito a conocer a Mónica:

Mi nombre es Mónica, soy de Bucarest, y quiero compartir mi historia de cómo me convertí en una fan de Luis Miguel, y además deseo contarles sobre el concierto al que asistí.

Creo que la mejor manera en que puedo revivir los momentos hermosos e inolvidables es compartirlos con los demás, siendo esos instantes los que permanecen en la memoria afectiva y los que experimento de nueva cuenta cuando escucho una canción que me los recuerda. Personalmente casi todas las canciones de Luis Miguel me recuerdan al concierto inolvidable del año pasado en Madrid, más precisamente el 12 de mayo, concierto en que tuve la oportunidad de verlo por primera vez.

Pero… ¿Cómo empezó esta aventura de ir a un país extranjero en el que nunca he estado para asistir a un concierto del gran artista Luis Miguel? Todo comenzó hace años cuando mágicamente mi alma quedó fascinada por su talento, belleza y voz única.

Desde el primer segundo sentí que toda la tristeza o ansiedad se disipó – o al menos disminuyó- cuando su extraordinaria voz tocó mi alma y su pasión me dio ganas de vivir. Su sonrisa mágica y contagiosa me hizo feliz, y esa luz única de sus ojos me dio esperanza. El momento en que lo vi fue justo antes de Navidad, con el video de la canción “Santa Claus Llegó a la ciudad“, y luego al escuchar completamente “Navidades Luis Miguel” este álbum me encantó. Desde un comienzo tuve la certeza de haber descubierto a un artista y a un ser humano único.

Aunque me sentí triste, porque todos esos años no había disfrutado de la voz del cantante latino más importante de la historia, decidí recuperar el tiempo perdido y con el uso de Internet empecé a descubrir todas sus canciones, álbumes, etapas artísticas y entrevistas. Las canciones que me fascinaron fueron: “Yo que no vivo sin ti, La Incondicional, Un hombre busca una mujer, Sueña, O tú o ninguna, Abrázame, Cómplices, Somos novios, Motivos y Cielo rojo”.

Es maravilloso descubrir a un artista que comenzó su carrera a una edad temprana porque los fans crecieron con sus canciones, aunque no ha sido mi caso pienso que más vale tarde que nunca. Cuando entré en el mundo de su infancia encontré canciones que me gustaron mucho, y quedé  impresionada con su capacidad de dar credibilidad a su personaje y al mismo tiempo transmitir tanta emoción, con tan pocos años, en la película “Ya Nunca Más“.

Luego empecé a amar el género del bolero, canciones que Luis Miguel logró transmitir a las generaciones más jóvenes debido a su interpretación inigualable, como también descubrí y comencé a disfrutar de la música ranchera. Me quedé maravillada con la extraordinaria capacidad que tiene de cantar excepcionalmente varios géneros musicales, dejando su huella en cada uno de ellos.

Sentí una gran felicidad al ser enriquecida espiritualmente por tal talento y personalidad, y tuve la necesidad de verlo cantar en vivo al igual que les sucedió a los fans cuando fueron encantados por el talento de Luis Miguel. En ese entonces pensé que verlo en concierto sería un sueño imposible de lograr, pues había oído que frecuentemente daba conciertos en América Latina pero que a Europa venía muy esporádicamente.

Mientras tanto continué disfrutando de su música hasta que un día encontré un video de una canción de Luis Miguel en Youtube hecho por un fan, cuyo final decía que lo estaban esperando en España, y así fue como me enteré de que además había estado de gira en España en el 2007. Estuve feliz al descubrir, después de unas pocas semanas, que Luis Miguel realizaría una serie de conciertos en España, y me costó creer que lo que había deseado tiempo atrás podría convertirse en una realidad.

A partir de ese momento sentí una gran incertidumbre en cuanto a los tickets, y pensaba en que mientras el tiempo pasaba me alejaba de mi sueño, pues no estaba siendo nada fácil reservar las entradas que tenía en mente.

El concierto en Barcelona fue anunciado y los boletos que me interesaron se agotaron cuando decidí iniciar la compra, por lo que mi plan de ir a ese lugar ya no fue posible. Aunque las entradas para el concierto en Madrid aún estaban disponibles la mala suerte me siguió otra vez y perdí los tickets que deseaba, pero como quería cumplir mi sueño independientemente de la posición de los asientos busqué otra alternativa.

Por fin la suerte estuvo de mi lado y me dio mucha alegría y sorpresa porque, debido a que todos los boletos se vendieron en pocos días, se anunció otro concierto en Madrid para el 12 de mayo. Esta vez por fin logré reservar las entradas que quería, en el lado izquierdo del escenario, fila 2, por lo que estaba inmensamente feliz y me puse a contar los días hasta el concierto.

Me separaban sólo unos pocos meses de esa aventura única y maravillosa, y aún estaba incrédula

respecto a que iba ser parte de esa magia de la que tantas veces había sido testigo a través de los conciertos en Internet, pues era consciente que no había comparación alguna en cuanto a la emoción que se siente al estar allí.

Así fue como llegamos a Madrid -mi hermano y yo- cinco días antes del show. Todavía recuerdo la emoción por tomar esa decisión, la que además me llevó a conocer la maravillosa capital de España. Siempre me ha gustado el español -puedo entender casi todo- pero no estaba segura si podría comunicarme con la gente de allí. La amabilidad y hospitalidad de las personas me impresionó, y me quedé sorprendida porque fui capaz de hablar el idioma y la gente entendió lo que estaba diciendo.

La belleza de la ciudad con su arquitectura deslumbrante, los nuevos edificios combinados con los antiguos, los museos, la comida, todo era maravilloso a mi alrededor, pero me la pasaba contando los días para el concierto. Créanme que toda la emoción y el entusiasmo quería reservarlos para el sábado. Recordé haber leído historias de fans en los meses anteriores -sé que Luis Miguel tiene fans admirables en todo el mundo que lo siguen- y me di cuenta que estaba sintiendo la misma magia y emoción que ellos sintieron antes de su primer concierto.

La noche tan esperada llegó y con mi hermano nos dispusimos a ir al estadio. Al llegar vimos que estaba lleno de gente y pude sentir el entusiasmo de los fans. Había clubes de fans con pancartas y camisetas, y todo el ambiente era perfecto para una noche que fue inolvidable.

Después de una bonita Intro y con nuestros aplausos apareció en el escenario Luis Miguel, hermoso, con una elegancia impecable, vestido todo de negro y con una sonrisa mágica. Al abrir el concierto con la canción “Te propongo esta noche” todos nos pusimos de pie y nos dirigimos cerca del escenario. Durante toda la noche nadie se sentó en su asiento y la alegría nos hizo tratar de estar más cerca de Luis Miguel.

No podía creer que estaba allí, cerca de la artista que había escuchado sólo en CDs o en Internet. Nada se compara con la emoción de los primeros segundos cuando te das cuenta que puedes oír en vivo y en directo la voz que adoras, y en un estadio con quince mil personas aplaudiendo y cantando junto a su ídolo. El concierto continuó con “Suave” y ”Con tus besos, luego Luis Miguel nos saludó y dijo que estaba feliz de estar en Madrid y de cerrar allí la gira por ese país.

Qué felicidad escuchar en vivo “Tres Palabras”,  “La Barca” y mi favorita “Somos novios“, todos cantamos y me conmovió la forma en que interpretó esta última canción. Es increíble como Luis Miguel canta las mismas canciones de una manera diferente -de acuerdo con las emociones del momento- dándoles algunos matices extraordinarios con sus dotes vocales únicas.

Debido a sus interpretaciones tan apasionadas descubrí y aprendí a amar el maravilloso género ranchero, y esa noche disfruté al escuchar “La bikina, Y, De qué manera te olvido, Que seas feliz y Sabes una cosa”. Se sintió especial cuando cantó “Cielito Lindo, Qué bonita es mi tierra, El viajero y Viva México” y fue grandioso ver a personas flamear la bandera de México. La hermosa música tradicional y la interpretación excepcional de Miky me hizo sentir que las diferencias culturales no importan, que puedo disfrutar de la belleza de las letras como si hubiera visto los paisajes descriptos en la canciones, aunque nunca los haya visitado.

El momento mágico que todos los fans esperan me sucedió cuando el Rey estaba cantando la canción “Amor, Amor, Amor”, momento en que se dirigió cerca del público y me saludó. Creo que cada fan sabe lo que se siente, sólo quieres detener el tiempo y revivir ese momento hermoso. Lamento no haber estado más cerca del escenario para ver sus hermosos ojos y cautivadora sonrisa, pero el hecho de que me saludara me hizo feliz.

La canción “Te necesito” dio paso al momento más romántico del concierto, instante en que Luis Miguel hace el regalo más preciado: la rosa blanca. Esa es mi flor favorita y el que Miky tenga ese gesto especial hacia su público me hace admirarlo aún más como artista. Desafortunadamente no pude atrapar la rosa, pero el hecho de haber estado allí fue la cosa más hermosa.

Disfruté “No existen límites” -recuerdo haber cerrado los ojos y sentir que flotaba-, Luis cantó sublime esa melodía y me pregunté cómo es que logra poner en cada palabra tanta pasión y transmitir la esencia de la canción en cada nota; hace que vivamos intensamente la historia.

Labios de miel“, aunque fue muy alegre y rítmica, me entristeció porque es la canción con la que finaliza el show.

A pesar de haber estado en otros conciertos de diferentes artistas jamás sentí esa energía especial, como tampoco he visto tal amor y complicidad como la que existe entre los fans y Luis Miguel. Me siento feliz porque tuve la oportunidad de ser parte de una noche tan emocionante y memorable.

Los momentos inolvidables pasan en un abrir y cerrar de ojos y aunque Miky cantó una hora y media, sentí -como todos los fans después de su primer concierto- la necesidad de volver a verlo. Luis Miguel al entregar las rosas dice “Nunca son suficientes, ¡Nunca!”, pues como fan me gusta decir “Nunca hay suficientes conciertos, ¡Nunca!”, ya que necesitamos escucharlo constantemente.

Tras el concierto, mientras caminaba fuera del estadio, oí la música de Luis Miguel en los coches que estaban saliendo del estacionamiento y me di cuenta de la extraordinaria manera en la que canta en vivo, su voz suena mejor que en el CD, algo que no se puede decir de muchos artistas. El día después del show -mi último día en Madrid- me decidí a comprar uno de sus CDs de recuerdo y encontré el último paquete en el estante, este era la colección todos los Romances -los tres.

Después de vivir una noche tan hermosa como un sueño, el hecho de irme y que probablemente fuera la última vez que viera a Luis Miguel me hizo sentir triste y pensar cuán importante y necesario es el arte que él nos ofrece: su voz, autenticidad, profesionalismo, pasión por la música y los fans; y no menos importante, la forma en que transmite al público la felicidad que siente cuando canta… esas son cualidades que lo convirtieron en un artista único e incomparable.

Por lo tanto, es difícil encontrar las palabras que puedan definir el impacto que tiene tu voz en mi alma y cómo es que logras quitar la tristeza y traer la esperanza. Creo que estoy al menos un poco más cerca de la verdad cuando digo que tu voz, Luis Miguel, es como un mar infinito de sonrisas que fluyen en mi alma, pues con cada nota que interpretas la haces sonreír. Quiero agradecerte porque logras divisarnos en la multitud y siempre tienes una sonrisa y un saludo para nosotros, demostrando así la gratitud que sientes por el solo hecho de que estamos allí. Eres grande porque has sabido cómo seguir tu vocación de una manera admirable a pesar de las dificultades de la vida, porque mantienes tu creencia artística y no sigues las tendencias, apostando a ideas que son hermosas y cualitativas, porque has sabido mantenerte vigente en el tiempo permitiendo que te descubran nuevas generaciones -como ocurrió en mi caso- y porque has traspasado las fronteras, convirtiendo tu música en el lenguaje universal de los sentimientos.

Nada me haría más feliz que tener la oportunidad de estar en otro concierto para volver a vivir la alegría y la magia que he experimentado en Madrid… pero es el destino quien decide.

Luis Miguel, me gustaría pensar que sabes la importante que eres en nuestras vidas y el bien que haces a la humanidad con tu voz. Te deseo salud y felicidad, y si alguna vez tienes un momento de tristeza, espero que recuerdes la alegría que provocas en nuestros rostros cuando te vemos en el escenario, lugar donde tu talento, tu belleza, la luz de tus ojos, tu sonrisa mágica y todo tu optimismo nos hace felices.

Monica Marilena

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Botón volver arriba