De nuevo al paraíso con Luis Miguel (Parte I)

Euge Cabral
Sigueme
Últimas entradas de Euge Cabral (ver todo)

La previa de lo que viví en Buenos Aires, inició unos días antes cuando comenzaron las filmaciones del documental en mi querida Córdoba. Antes de proseguir quisiera contarles, para quienes desconocen esta información, que fui invitada a protagonizar una película documental, en la que se contará la historia de un fan, cómo vive esta pasión, cómo lo ve su entorno, tanto en la vida social como laboral, y las múltiples experiencias transitadas, en lo personal como con sus pares. Algo que me llena de orgullo contarles es que este documental ha sido declarado de interés cultural por el INCAA (Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales) de Argentina. Quisiera destacar que al no ser un proyecto con fines comerciales, no recibo remuneración, acorde a la línea que siempre he seguido, de no aceptar retribución económica por nada de lo que hago por y para Luis Miguel. Esta es mi manera de demostrarle al mundo, una vez más, lo agradecida y feliz que me siento de ser su fan. Además me pareció muy tentador la gran oportunidad de llevar mi ‘Diario de una Fan’ a la pantalla grande, algo que me llena de orgullo y emoción. Aprovecho para agradecer a la directora de esta película, Mariela Di Naro, por elegir contar mi historia entre tantas, y respetar lo que pienso y siento en cada momento.

Lamento no poder relatarles, por obvias razones, lo que hicimos en esas largas jornadas en las que me tocó trabajar en la escuela y filmar a la par, pero sí decirles que fue una experiencia tan agotadora como maravillosa y satisfactoria. Les juro que les va a encantar el resultado.

El miércoles 2 de agosto, junto a mi hermana Carolina y mi amiga Viviana, emprendimos un viaje hacia Buenos Aires con el que habíamos soñado durante cuatro años, cargadas de emoción y tantísimas ilusiones. Fue un largo recorrido al volante, el que me tocó afrontar en su gran mayoría, mucho más extenso de lo acostumbrado porque se iba filmando, y no saben todo lo que conllevan esas cosas. Llegar a casa de Anita, nuestro hogar durante los próximos días, fundirnos en un sentido abrazo en el que dejábamos atrás la incertidumbre de volver a reencontrarnos con el gran culpable de unir nuestros caminos, fue realmente movilizador. Es un instante en el que valoras triplemente poder abrazar, y volver a vivir nuevas aventuras con tus amigas del alma y con Luis Miguel, puesto que tiempo atrás, por la pandemia, tuvimos miedo de no volver a repetirlo. Cenamos en familia, y luego de una extenuante jornada, aunque inmensamente feliz, caímos rendidas en los brazos de Morfeo.

La luz del amanecer literalmente iluminó todo mi ser, dibujándome una sonrisa incapaz de borrarla durante todo el día. Por fin había llegado a cero nuestra cuenta regresiva, la que iba a llevarnos de nuevo al paraíso, a los pies de ‘El Sol’. Teníamos muchas cosas por hacer, en lo personal aún debía escribir la dedicatoria de mi Diario de una Fan ‘Edición 8’ y vestirlo de gala para la entrega. Este reencuentro fue mucho más especial por todo lo que expresé más arriba, así que no se imaginan con qué ilusión preparé cada detalle. Cuando emprendimos el trayecto hacia el Movistar Arena, sabiendo que solo nos separaban dos horas de tenerlo ante nuestros ojos, entramos en una realidad paralela en la que permanecimos las siguientes tres semanas.

Mientras estaba con los preparativos alguien me escribió y de repente leo: “Euge, ¿Sabías que cantará ‘Dormir contigo’?¿Quieres la playlist?”. De inmediato le dije que no, que quería vivirlo con sorpresas. Y en cuanto al título de la canción que me adelantó, confieso que, aunque era una información no confirmada, me ilusioné un montón puesto que se la había pedido muchísimo en las redes sociales, por ser una de mis grandes favoritas. Claramente es difícil pensar que me leyó, pero permítanme soñar despierta por un momentito ¿sí?

Durante el camino fuimos cantando, y arriesgando posibles nombres de canciones que podrían formar parte de la playlist de este tour tan deseado. Estábamos reviviendo la experiencia de los viejos tiempos, cuando no sabíamos nada del concierto hasta que estábamos ahí, y eso le imprimía una cuota extra de expectativa y emoción. Absolutamente todo iba a sorprendernos, y que comenzara este tour tan esperado en Argentina era perfecto y un gran regalo.

Viviana, Carolina, Ana y Euge Cabral

Volviendo al listado de canciones, ¿Pueden creer que adivinamos algunas de ellas? Nos asombrábamos muchísimo cuando empezaban los primeros acordes y de inmediato nos mirábamos para festejar el acierto. Recuerdo decir en el auto: “Amaría escuchar nuevamente Por una cabeza” y ¡zas! que la canta. También citamos “Como yo te amé, Te propongo esta noche” y algunas más que no recuerdo en este momento.

Cuando llegamos al lugar mi alegría se opacó en el preciso instante en que la seguridad me dijo que no podía ingresar con mi cartel. Como cada tour, había preparado con todo el amor y dedicación, algo que significa mucho porque soy pésima con las manualidades, un total de seis carteles. Cada uno tenía una determinada frase para regalársela cada noche de concierto. Por supuesto que batallé para que me lo dejaran pasar, pero por más que insistí, logré sólo que me invitaran a dejarlo en un cesto de basura. Como último recurso me comuniqué con alguien del equipo de Luis Miguel, puesto que jamás me había pasado algo tan insólito y, aunque se tomó amablemente la molestia de averiguar, no hubo respuesta afirmativa. Me dijo: “La seguridad del Movistar no lo permite, no podemos hacer nada al respecto”. Como niña encabronada me negué a deshacerme de él y, como jamás me doy por vencida tan fácilmente, pensé en otra opción. Como el camarógrafo del documental estaba dispuesto a ayudarme, se ofreció a pasarlo escondido entre su ropa, acepté el desafío. Así que nos retiramos del ingreso, lejos del alcance visual de la seguridad que controla las pertenencias, y entre los dos procedimos a ocultarlo. ¿Y qué creen? Pasó desapercibido y sin problemas, porque fue a mí a quien revisaron de pies a cabezas. ¡Misión cumplida!

En el interior del recinto no solo me esperaban muchísimas amigas para reencontrarnos después de tanto tiempo, otras cuantas para conocernos personalmente, sino también Leandro (El Chino) Leunis. Para quienes no lo conocen, les cuento que es un famoso conductor de radio y televisión argentino, de gran trayectoria, a quien conocí virtualmente cuando estaba al frente de “Románticos” en la 100 FM, una de las emisoras más importantes a nivel nacional. Cada noche seleccionaba un éxito de Luis Miguel en su lista de canciones del programa, y yo le agradecía siempre vía Twitter. Él es muy humilde así que no dudó en responderme para contarme que era fan, que disfrutaba mucho de los conciertos en vivo televisados, pero que nunca había tenido la oportunidad de asistir a uno. Esto pasó hace años, y desde ahí estamos en contacto hablando siempre sobre Luis Miguel, y esta pasión que nos une y que compartimos tanto. Aunque quise intimarlo para que esta vez no se perdiera la oportunidad de ver a Luis Miguel en vivo y en directo, me ganó de mano prometiéndome que lo haría. Un día, desbordado de alegría me contó que tenía tickets para dos conciertos, y uno de ellos era el primero. Lo hice tomar consciencia de lo importante del suceso, ya que estaba por ir al primer concierto de uno de los tours más esperados por el mundo entero. Así que quedamos en vernos en un lugar determinado dentro del recinto, y así fue como por fin nos abrazamos muy fuerte. Estaba con su bella esposa que también admira a Luis Miguel, pero no en los niveles de su marido, quien no podía ocultar tanta emoción y felicidad. Recuerdo que días antes me decía, “Euge, no quiero poner tantas expectativas a mi primer concierto porque tengo miedo de no poder cubrirlas en su totalidad”, y mi respuesta siempre era la misma: “Luis Miguel superará las más altas expectativas que le pongas, y más”. En la charla me contó que nunca había podido verlo por diferentes razones, porque estaba de viaje o sin posibilidades económicas, lo que disfruta de escuchar los conciertos en vivo que se han grabado y, por último, coincidimos en que sería hermoso tener otro “Vivo”, pero de este tour 2023. ¿Les gustaría a ustedes también?

Antes de despedirnos nos tomamos una bonita foto para eternizar el momento, la que aquí les comparto:

Macarena, el Chino Leunis y Euge Cabral

Cuando regresé a mi asiento no podía dejar de admirar el imponente escenario, las instalaciones de este hermoso lugar al que nunca había asistido, como así también de sentir tanta dicha, emoción y agradecimiento por estar a punto de vivir una velada tan íntima (por las dimensiones del lugar) con Luis Miguel.

Euge Cabral en el Movistar Arena

Me habían adelantado que regresaba con una gran producción y, si bien no esperaba menos, superó mis expectativas. Ese preciso momento en que las luces se apagaron y la banda comenzó a tocar, el corazón parecía que intentaba salirse de mi pecho. Y a pesar de que siempre pensé que iba a romper en llanto cuando lo tuviese nuevamente ante mis ojos, eso no pasó, y pude transitar el momento muy tranquila, en paz, pero exaltada de emoción y algarabía. 

Pero sí debo confesar que no pude contener las lágrimas con las primeras notas de “Dormir contigo”, porque por fin Luis Miguel cumplía mi sueño de volver a cantarla en vivo. Fue tan bonita y sentida su interpretación, que literalmente acarició mi alma con su voz. Les voy a compartir un pequeño fragmento de la segunda vez que la escuché, que aunque es del siguiente concierto viene perfecto para esta parte del relato.

Euge Cabral

¿Se acuerdan de mi cartel?, pues se lo mostré en reiteradas oportunidades pero no estoy segura si lo vio. Eso sí, se pudo ver varias veces en la pantalla gigante y con eso fui feliz, ya que después la seguridad del lugar se dio cuenta de mi hazaña y vino a pedírmelo de malas maneras. Éste decía: “A mi corazón le hacías mucha falta. Gracias por regresar. Euge”. Les dejo el momento, video cortesía de una querida fan.

Cartel de Euge Cabral en pantalla grande

Algo chistoso que pasó esa primera noche fue la mirada curiosa de los asistentes, al ver que un hombre se pasó todo el concierto filmándome. ¿Habrán pensado que era mi pareja?, ¿Que había invertido semejante suma de dinero solo para filmarme, perdiéndose la posibilidad de disfrutar a pleno de la mejor voz latina del mundo? Me río de pensar todas las conjeturas que habrán hecho, pero él solo estaba haciendo su trabajo, filmar a una fan de Luis Miguel en plena acción para el futuro documental. Me la pasé coreando sus canciones, bueno, solo alguna estrofa porque voy principalmente a escucharlo, y bailando sin parar durante las dos horas y medias de concierto, compartiendo momentos inolvidables con Luis Miguel, mis amigas del alma y mi hermana.

Fue absolutamente maravilloso poder sorprendernos con cada momento de semejante espectáculo, con las cuerdas en vivo, la pareja que bailaba tango como los mismos dioses, y poder darles la bienvenida por primera vez a este país, al admirable e inigualable Mariachi Vargas.

Luis Miguel en el Movistar Arena
Luis Miguel y el Mariachi Vargas. “El balajú”
Fragmento del Medley de tangos

Disfruté tremendo concierto de principio a fin, con el que Luis Miguel hizo un recorrido por sus éxitos en estas cuatro décadas, llevándonos de su mano a revivir momentos del pasado junto a él, como por ejemplo al escuchar “Cucurrucucú Paloma”, canción que nos transportó a los años ochenta cuando la interpretaba.

Terminamos la velada en el hotel Faena, lugar donde iba a pasar la noche gracias a la invitación de mi amiga Beatriz de Brasil, cenando muy rico junto a ella, con Lucy y Arturo de Perú y la hija de Marthita Codó, Elisa, de México. Fue un sueño hecho realidad volver a compartir vivencias, tanto de esa noche como del pasado.

De izquiera a derecha. Viviana, Beatriz, Ana, Carolina, Euge, Elisa y Lucy.

Cerca de las cuatro de la madrugada, luego de brindarle una pequeña reseña de lo que habíamos vivido con este regreso tan esperado, a un famoso periodista de espectáculos de México, me dispuse a descansar para recobrar energías para el día siguiente. Aún no imaginaba todo lo hermoso y soñado que me esperaba con Luis Miguel en el próximo concierto.

Continuará…

Euge Cabral

Un comentario

  1. A mí corazón le hacías mucha falta…en este sentir te abrazo y celebro tu gozo y tu belleza que ilumina nuestro sentir y nos acerca a nuestro Sol.
    …mí canción preferida, después de Directo al corazón, es Amor,amor, amor…y la canto también! En mí recorrido diario al Colegio es mí copiloto…siempre vamos juntos!
    Abrazo fuerte Euge querida…gracias por tanto bien compartido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Botón volver arriba